ver publicidad banner
banner

Domingo, 15 de diciembre de 2019

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Domingo, 4 de Marzo de 2018

Momad (por fin) tiene claro que debe apostar por convertirse en el gran salón de moda que exige la distribución

Hoy cierra sus puertas Momad Shoes con el claro convencimiento que el salón del calzado es más fuerte y atractivo cuando coincide en lugar y fechas con los salones de confección textil, marroquinería, complementos de moda... que cuando va en solitario.

El director del salón Momad Shoes, Jaime de la Figuera reconoce que "ésta ha sido una edición de transición". No obstante, señala, "aunque es cierto que hemos reducido el número de expositores, ocupando sólo un pabellón del recinto ferial con algo más de 200 marcas, también es verdad que, si bien esta caída reflejará un descenso en el número de visitantes, no será en la misma medida que el de expositores". Y es que según previsiones de Jaime de la Figuera, y a falta de los números finales, se espera haber superado la cifra de 4.000 visitantes profesionales.

Una asistencia que se concentró especialmente el viernes por la mañana y a lo largo de la jornada del sábado, siendo el viernes por la tarde y el domingo los días con menor afluencia de visitantes.

Juntos somos más fuertes
Así las cosas, Jaime de la Figuera sostiene que las últimas ediciones ponen de manifiesto que las ediciones en las que Momad Shoes coincide con Momad Metrópolis, entre otros salones de moda, como Bisutex o MadridJoya, "el calzado va más arropado y se beneficia de una mayor afluencia de visitantes".

De hecho, el próximo mes de septiembre Momad Metrópolis y Momad Shoes volverán a coincidir en lugar y fechas y nadie ponía en duda estos días que el certamen será mejor de lo que ha sido esta última edición. Pero la pregunta que se hacían visitantes y expositores es "¿que pasará en 2019 y especialmente en las ediciones de invierno, que es cuando aparentemente el calzado tiene más problemas para poder coincidir con esos otros salones?".

La opinión de las empresas
Durante estos días, las opiniones de los expositores han sido tantas y tan diferentes como stands había en la feria.

Hay quien dice que "podríamos celebrar la feria estival, abandonando la de invierno", que es la que está ofreciendo unos menores resultados de asistencia de expositores y visitantes.

Los hay que opinan que lo que habría que hacer es buscar otro recinto ferial, más económico y con más disponibilidad de fechas. En esta línea, los hay que aparentemente apostarían por el recinto ferial de Alicante, mientras que otros opinan que no se puede apostar por otra plaza que no sea Madrid. Pero, claro, en Madrid los hay que prefieren la Casa de Campo, o el Palacio de Cristal, o el Matadero... y seguimos en las mismas.

Y es que el tema de las fechas también es complicado. Los hay que no están dispuestos a renunciar a ir primero a Micam, en Milán, por que es lo que se ha hecho siempre y por que es allí, dicen, donde ves lo que va a funcionar de verdad.

Pero también los hay que opininan que tenemos el suficiente nivel de producción, calidad y competitividad como para ir antes de Micam, y que tampoco pasa nada.

Antes o después de la feria internacional de Milán, hay quien tiene muy claro que la fecha a legir (¡como Dios manda!) es el tercer fin de semana de marzo. Claro, con el permiso de Micam.

Pero también los hay que dicen que a finales de marzo ya es tarde, porque ya han vendido más del 60 o 70% de las colecciones. O los que alegan que entonces no les da tiempo a enviar sus órdenes de producción a las fábricas chinas para poder servir a tiempo en las tiendas...

Y seguimos con las opiniones...

Hay quien cree que es posible hacer la feria de invierno antes de Micam, incluso en febrero, para coincidir en lugar y fechas con Momad Metrópolis, pero temen que las tiendas acudan a ver las tendencias, pero sigan retrasando sus compras hasta marzo.

Nos decía un reputado empresario que "el verdadero problema es que nosotros mismos no lo tenemos claro". Y es posible que tenga razón. pero entonces, ¿cómo podemos decirle a Ifema qué tipo de feria queremos?. A lo mejor lo que deberíamos pensar no es en la feria que queremos, sino en la feria que necesitamos. Podría ser un comienzo.

¿Cómo debería ser la feria que necesita el sector?
Si hiciéramos una lista, no deberían faltar los siguientes puntos a tener en cuenta, en los que aparentemente, todas las partes estarían de acuerdo:
- Una feria que pensase más en las empresas expositoras que realmente apuestan por estar presentes que en aquellas que no están.
- Una feria que fuera atractiva.
- Una feria con poder de convocatoria, tanto para expositores como para visitantes.
- Una feria que ofreciese más y mejores servicios.
- Una feria que pensara primero en el mercado nacional y después en el internacional. Y no al revés.

Fice, en reflexión
La situación es ya tan compleja (y alarmante) que Fice ha convocado no una, sino dos reuniones en las dos próximas semanas para valorar todos estos (y otros) temas.

Lo que sí es cierto, es que mientras a nivel internacional España ofrece una imagen de sector puntero en la industria del calzado, innovador, competitivo... en casa estamos divididos y desorientados. Claro que, un expositor portugués nos decía que "en Portugal todavía es mucho peor".

A la espera de las conclusiones a las que se llegue en esas dos reuniones previstas para las dos próximas semanas por parte de Fice, su presidente, José Monzonis, ha reconocido también que "los resultados son mejores cuando Momad Metrópolis y Momad Shoes coincidimos en lugar y fechas" y ha asegurado que, tras los desencuentros de las últimas ediciones invernales, "con un poco de voluntad por parte de todos, si el textil es capaz de retrasar un poco sus fechas y nosotros de avanzar un poco las nuestras, seguro que llegaremos a un acuerdo beneficioso para todos".

Al fin y al cabo se trata de eso, ¿no? De poner todas las partes un poco de buena voluntad.

¿Buscamos culpables o soluciones y proyectos de futuro?
Nos decía otro empresario del sector estos días que "a esta feria nadie ha venido engañado. Todos sabíamos lo que había y lo que sería incluso antes de venir". Al contrario, para otros muchos expositores la sorpresa ha sido precisamente encontrarse que, los detallistas que han venido a esta última edición, han venido porque tenían interés en el certamen, en conocer las novedades, e incluso en comprar. Los detallistas que han acudido, lo han hecho para trabajar. Han respondido psoitivamente, con profesionalidad y con ilusión. Por eso, la feria y los expositores tienen una responsabilidad para con ellos las próximas ediciones. Y deberían poder estar a la altura.

 

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies