ver publicidad banner
banner

Domingo, 28 de febrero de 2021

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Jueves, 3 de Diciembre de 2020

La Confederación de Asociaciones Nacionales de Curtidores de la Comunidad Europea (COTANCE) publica su Informe Social y Medioambiental 2020 (Parte I)

COTANCE e IndustriAll-Europe quieren dedicar esta segunda edición del Informe Social y Medioambiental (SER) de la Industria Europea del Cuero a las víctimas de COVID 19 del sector, a sus familias y a sus comunidades.

Para muchos de nosotros, el 2020 será recordado como un año extremadamente difícil. El precio pagado por la sociedad durante la pandemia COVID-19 eclipsará justificadamente todos los demás eventos recientes. El impacto del COVID-19 en la industria europea del cuero, sus trabajadores y sus familias, eclipsa los progresos en responsabilidad social y en el impacto medioambiental del sector. Sin embargo, debemos reconocer los logros alcanzados por nuestras empresas y trabajadores, aspecto que desea poner de manifiesto el presente informe.

El Informe Social y Ambiental de la Industria Europea del Cuero (SER 2020) es la segunda publicación de su naturaleza. La primera, difundida en el 2013, fue una acción de seguimiento de una iniciativa anterior del Diálogo Social del sector europeo del cuero, que adoptó un protocolo para la presentación de informes sobre indicadores sociales y medioambientales. De hecho, ya en 2009, los representantes de las empresas y los trabajadores elaboraron una lista de parámetros con los que medir el comportamiento e impacto del sector en relación a los principales criterios sociales y ambientales. Con ello se pretendía ayudar a las empresas a posicionarse frente a un punto de referencia europeo, dotando así al sector de un instrumento común para medir sus progresos con el transcurso del tiempo, y que sirviera de vía de comunicación de la cadena de valor del cuero y de modelo para otras regiones del mundo.

El aumento de la transparencia en las fábricas de curtidos es un esfuerzo continuo en todos los segmentos de la industria. Durante más de un decenio, los interlocutores sociales han demostrado sistemáticamente que la fabricación de cuero tiene un impacto positivo para las personas, el planeta y la prosperidad. Se ha informado a los ciudadanos de Europa que cuando la fabricación de cuero se realiza de forma responsable, cubre necesidades sociales importantes. Las curtiembres europeas no se reflejan en las espantosas imágenes de operadores irresponsables que a menudo se divulgan en internet a través de los social media. Por el contrario, son fábricas que conjugan la artesanía y la técnica en un sector que ejemplifica mejor que ningún otro el concepto de economía circular; una industria que busca jóvenes talentos que la impulsen hacia el futuro.

El empeño del sector del cuero de Europa por alcanzar la excelencia en los resultados sociales y ambientales se ha materializado, con el apoyo de la Comisión Europea, en una serie de proyectos conjuntos.

Este SER 2020 le permitirá hacer una evaluación directa del compromiso con la sostenibilidad de los hombres y mujeres del sector del curtido en Europa.

INTRODUCCIÓN
El cuero es un material fascinante en muchos sentidos. ¿Quién no reconoce el olor característico del cuero o el tacto suave y toque de su superficie? El cuero es uno de esos materiales que hechiza a la gente. Hay una explicación de base psicológica y sociológica de este fenómeno, que se relaciona con la memoria primitiva de la Humanidad. Probablemente permanecerá como un misterio lo que de forma exacta nos retrae a nuestro cerebro. Sin embargo, el cuero tiene ese “je ne sais quoi” que otros materiales no tienen y que intentan emular en vano.

EL EJEMPLO PERFECTO DE UNA ECONOMÍA CIRCULAR
Pero el cuero invoca nuestro interés por otras razones. Es probablemente el ejemplo más antiguo de economía circular. De hecho, desde el albur de los tiempos, el hombre ha aprovechado los cueros y pieles de animales cazados para su alimentación y los ha reciclado en su cultura. Tótems, instrumentos musicales, vasijas, cabañas, vestimenta, calzado y muchos otros artículos de cuero se han hallado en yacimientos arqueológicos en todo el mundo.

La fabricación del cuero tiene un impacto muy significativo desde el punto de vista ético y medioambiental. Hoy en día se comprende a todos niveles que el ganado no se sacrifica para obtener pieles o cueros, ya que ello representa sólo una pequeña parte del valor de un animal. El uso de estas materias primas es una solución significativamente mejor que su desecho, que crearía un desastre ambiental y sanitario a nivel global.

El uso del cuero evita la eliminación de un recurso renovable. Reduce la necesidad de uso de otros materiales, como plásticos u otros sintéticos derivados de fuentes no renovables, que terminan en nuestros océanos y cuyas micropartículas pueden encontrarse ahora incluso en la cadena alimenticia.

UN MATERIAL NATURAL Y BIODEGRADABLE
El cuero también es natural y biodegradable. Sin embargo, para ser merecedor de la calificación de sostenible, el cuero también debe cumplir con estrictas normas sociales y ambientales. No tendría sentido que el cuero tenga estas extraordinarias credenciales intrínsecas, si durante su producción se creara más impacto ambiental del que evita, o bien si los trabajadores implicados en su producción estuvieran expuestos a productos químicos peligrosos. El cuero debe cumplir estrictos criterios de protección de los consumidores, igual que su proceso productivo tiene que gestionar debidamente y reducir sus emisiones a los medios acuático, terrestre o atmosférico.

Este informe ilustra el progreso alcanzado por la industria europea del cuero desde 2012.

LA INDUSTRIA EUROPEA DEL CURTIDO: PANORAMA ECONÓMICO
El curtido es una de las actividades más antiguas de la humanidad.

Hoy en día, la industria de la piel representa en Europa un segmento estratégico del sector manufacturero, gracias a la combinación de tradición e innovación continua.

Estas características han llevado al sector europeo del curtido a convertirse en líder mundial tanto en valor como en calidad. La cuota de la UE en el volumen de negocio a escala mundial es la mayor, con un 30%, por delante de China, Brasil, India y el resto de países productores.

La calidad inigualable del cuero europeo es reconocida internacionalmente. La innovación tecnológica, el rendimiento de los procesos, la protección del medio ambiente, la responsabilidad social, el diseño y el estilo son los activos que permiten que la historia de los curtidores europeos sea de éxito.

El sector está compuesto por casi 1.600 empresas y 33.000 trabajadores, aunque se ha producido una concentración gradual en la última década. Tradicionalmente, el sector está compuesto por pequeñas y medianas empresas de propiedad familiar, pero también incluye a grandes empresas multinacionales que cotizan en bolsa. El tamaño medio de una curtiembre europea es actualmente de 21 empleados; en el 2000, era de 24 empleados.

A nivel nacional, las industrias tienen características diferentes, dependiendo de su producción particular.

En el Sur de Europa, Italia, España, Francia y Portugal, el sector está compuesto principalmente por pequeñas y medianas empresas, especializadas sobre todo en la producción de cuero para los sectores de la moda, que a menudo requieren un enfoque artesanal que las grandes empresas no siempre son capaces de proporcionar. Por el contrario, en Europa central y septentrional (Alemania, Austria, Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Reino Unido) las empresas son generalmente más grandes, ya que en ellas las economías de escala desempeñan un papel clave para su producción, centrada principalmente en la automoción, el mobiliario y el diseño de interiores. Con más de 1.200 empresas, Italia tiene el mayor número de fábricas de curtido de la Unión Europea, seguida de España, Portugal, Francia y el Reino Unido.

Los curtidores europeos procesan todas las especies principales (bovinas, ovinas y caprinas) y suministran para todos los usos finales del cuero. La mayor parte de la producción es de cuero de bovino, que representa más del 80% de la producción, seguida de la de ovino y caprino. El cuero exótico representa una pequeña parte en términos de volumen (alrededor del 1% del total) pero es significativo en términos de valor, particularmente para el mercado de lujo.

El principal destino del mercado del cuero ha sido tradicionalmente el sector del calzado. Sigue siendo el mayor destino, ya que representa el 38% de la producción europea. Sin embargo, en los últimos años se ha incrementado el uso en otros productos, como la marroquinería (22%) y los interiores de automóviles (13%).

La industria europea del curtido es líder mundial en términos de calidad, y la calidad significa también valor. La piel europea se posiciona como líder en todos los principales destinos y usos del mercado. Se estima que el segmento de gama alta representa el 25% de la producción europea, seguido del de gama media-alta, con el 34%.

Además, el uso del cuero europeo actúa como motor en la creación de valor por parte de los fabricantes de la gama baja. En efecto, los casi 8.000 millones de euros de cuero generan un volumen de negocio de unos 125.000 millones, proporcionando trabajo a más de 40.000 empresas y 2 millones de empleados.

LA HUELLA SOCIAL DE LA INDUSTRIA EUROPEA DEL CURTIDO

CONTRATOS DE EMPLEO
Uno de los pilares en los que se basa la responsabilidad social de la industria europea del curtido es el respeto y la valorización de los recursos humanos. Esto es esencial para una industria que combina la innovación tecnológica y la artesanía.

Los datos relativos a los contratos de trabajo son similares a los de 2012. Esto demuestra que la industria europea del curtido ofrece «buen empleo» con la garantía de relaciones y condiciones de trabajo transparentes. Con el fin de preservar el valor de los conocimientos adquiridos y desarrollados por sus empleados, las curtiembres europeas ofrecen contratos estables y de continuidad.

Los contratos de empleo indefinido aportan una garantía sólida de transparencia en las relaciones y condiciones laborales.

Más del 90% de los trabajadores de las curtiembres europeas tienen un contrato de trabajo permanente. Esto significa que la industria ofrece condiciones de empleo cada vez más estables y fiables y que la mayoría de los trabajadores tiene la seguridad de un trabajo a largo plazo.

La producción del cuero se caracteriza por los picos estacionales y las considerables fluctuaciones del mercado, que requieren una mayor flexibilidad. A pesar de ello, el uso de contratos flexibles es muy limitado, y ha disminuido en comparación con años anteriores.

Es posible que la estabilidad en el empleo esté impulsada por la dificultad de contratar y retener nuevo talento, pero de cara al futuro, la respuesta del sector en el sentido de consolidar la relación laboral es muy positiva.

Es cada vez más importante que la industria europea del curtido promueva y refuerce las iniciativas dirigidas a los jóvenes, que los inspire, que erradique los preconceptos y prejuicios que conlleva la industria del curtido y que ponga de relieve las oportunidades de empleo estable y de crecimiento profesional que ofrece.

DISTRIBUCIÓN POR EDADES DE LA MANO DE OBRA EN LA UE
Los datos de distribución por edades revelaron un incremento del grupo de más de 55 años y una disminución en el grupo de 36 a 45 años.

El porcentaje de empleados de menos de 35 años y de 36 a 45 años ha disminuido (desde 2011). Ambas categorías de mayor edad (46-55 y más de 55 años) han aumentado considerablemente y el porcentaje de personas de más de 55 años casi se ha duplicado.

El capital humano es esencial para la industria europea del curtido. La combinación de experiencia y juventud es un factor clave en el que se basa la competitividad del sector. Sin embargo, la figura muestra un escenario crítico: el envejecimiento progresivo de la fuerza laboral, debido en parte al retraso de la edad de jubilación, y al bajo número de jóvenes que entran en el sector. Es un problema crucial que, si no se gestiona adecuadamente, podría amenazar el futuro del sector. El futuro crecimiento económico, la eficacia y la competitividad de las empresas dependerán cada vez más de su capacidad para mantener y transferir el valor de la experiencia, los conocimientos y las aptitudes de los trabajadores de más edad y para atraer a jóvenes cualificados para que trabajen con ellos.

A pesar de las iniciativas promovidas tanto a nivel nacional como en el marco del Diálogo Social, es necesario que la industria realice un esfuerzo más amplio y efectivo para elaborar proyectos encaminados a mejorar la reputación del sector, alentar a un mayor número de jóvenes a incorporarse al mismo y garantizar la transferencia de «conocimientos técnicos» de los trabajadores de más edad y con experiencia a los más jóvenes.

El reto será promover una imagen positiva del sector, potenciando los aspectos tecnológicos y creativos de una actividad que combina el progreso y la tradición, y que ocupa una posición clave en cadenas de valor de prestigio elevado. Ello requerirá también de programas de capacitación específicos para preparar y dar apoyo a las personas que empiecen a trabajar en el curtido.

La industria del cuero facilita el contacto con sectores tan atractivos como la moda o la automoción, los viajes internacionales o la creatividad con un alto grado de libertad.

Las iniciativas estratégicas financiadas por la Unión Europea, como «El cuero es mi oficio» (“Leather is my Job”), tienen por objeto sensibilizar al sector, aumentar el número de estudiantes matriculados en las escuelas técnicas, promover cursos y comunicar adecuadamente a los jóvenes las oportunidades de empleo y crecimiento profesional que ofrece.

RETENCIÓN DE TALENTO
Los resultados de la encuesta en cuanto a la retención del personal están básicamente en línea con los resultados de la primera SER. Los datos confirman que casi el 50% de la fuerza laboral ha estado empleada en el sector del curtido durante más de 10 años, el 26% de 10 a 20 años y el 12% entre 20 y 30 años. Esto confirma que los empleados reconocen y valoran el trabajo en la curtiembre, que a pesar de su injustificada imagen negativa, se caracteriza por un entorno de trabajo seguro y estimulante.

Con el fin de proteger el conocimiento y la experiencia de sus trabajadores, las empresas curtidoras dan prioridad a las relaciones laborales, a la lealtad del personal y al desarrollo continuo de sus trabajadores. Esto es una inversión en sus empleados a largo plazo y garantiza el mantenimiento de las habilidades requeridas en la fábrica de curtidos.

El largo servicio de los empleados del sector también puede estar vinculado a factores geográficos. Las tenerías suelen estar situadas en zonas donde las oportunidades de empleo son limitadas. Por ello, la rotación y fluctuación de la mano de obra es menor que en otros sectores. En el futuro, esto podría cambiar. Los jóvenes ven el mundo laboral de manera diferente y ya no buscan tanto la estabilidad sino una carrera que ofrezca más diversidad y cambio continuo.

Las buenas condiciones contractuales y de trabajo conducen a una mayor lealtad del personal

Sin embargo, la industria del curtido no sólo garantiza la seguridad y la estabilidad, sino también la oportunidad de trabajar con otras industrias como la de la moda, la automotriz y la del calzado, de trabajar en todo el mundo y, sobre todo, de dar rienda suelta a la creatividad. Este es el mensaje que las empresas del sector y los representantes patronales y sindicales deben dar a la próxima generación.

EDUCACIÓN
Los datos sobre educación revelan una fuerza laboral con mayor nivel de formación que la que se vio en 2012. El número de empleados con calificaciones de EQF 5&6 se ha duplicado y los que tienen EQF 3&4 también han aumentado, en comparación con 2012.

Las tendencias del mercado, incluidos los nuevos factores reglamentarios, la mayor concienciacón, tanto de los clientes empresariales como de los consumidores, las nuevas tecnologías y una cultura de producción diferente centrada en la eficiencia de los procesos, han dado lugar a un nuevo marco para el sector del curtido, que requiere un aumento de los niveles de cualificación del personal.

Los trabajadores tienen cada vez un mayor nivel educativo, y aprenden de las aptitudes técnicas de sus compañeros

Esto requiere un enfoque diferente de la selección y la capacitación del personal. Los candidatos ya no se eligen utilizando normas de evaluación anticuadas, basadas en gran medida en la fuerza física, sino en la posesión de conocimientos básicos, aptitudes de aprendizaje y potencial de crecimiento profesional.

CÓDIGO DE CONDUCTA
En el 2000, COTANCE y ETUF:TCL (ahora IndustriAll-Europe), interlocutores sociales de la industria del cuero y del curtido a nivel europeo, firmaron un ambicioso Código de Conducta Social que abarca las normas fundamentales del trabajo de la OIT y más allá de ellas. El Código de Conducta de la Industria del Cuero se ha convertido en una referencia para los derechos laborales en el sector del curtido.

NACIONALIDAD
El número de trabajadores inmigrantes se ha duplicado desde el estudio anterior. Esto está relacionado con el aumento de la movilidad de los trabajadores del sector entre los países de la Unión Europea, especialmente en Europa central y septentrional en el último año.

Los resultados muestran una disminución del número de trabajadores autóctonos en el sector, lo que sugiere una disminución de su atractivo y la creciente dificultad de atraer a nuevos trabajadores.

Los trabajadores proceden de todo el mundo

Otro factor que influye en este problema puede ser la reducción en la oferta de formación profesional y enseñanza superior para el sector del cuero en algunos países, lo que obliga a los empresarios a buscar profesionales cualificados de fuera de su país para satisfacer sus necesidades de personal.

Sin embargo, una característica importante y positiva del sector es que los trabajadores extranjeros se han integrado plenamente en la comunidad y las empresas en las que trabajan, y se les garantizan relaciones laborales estables y un nivel de vida digno.

EQUILIBRIO DE GÉNERO
El número de mujeres en la fuerza laboral ha aumentado ligeramente en comparación con el 2012. La tendencia es ciertamente positiva, aunque con la naturaleza física del trabajo de curtiduría, es poco probable que se alcance un equilibrio de género. El leve aumento del personal femenino podría estar vinculado al actual proceso de transformación e innovación tecnológica de los procesos de fabricación, que ha reducido la relevancia del esfuerzo físico en algunas actividades.

Gracias a la innovación en la producción y a la transformación del modelo productivo, la brecha de género se ha reducido, con más mujeres que nunca trabajando en el curtido

Además, la introducción de nuevas funciones, vinculadas a la gestión de las relaciones comerciales, la comunicación y la sostenibilidad, han dado lugar a un aumento de la proporción de profesionales de gestión en el sector del curtido, con más oportunidades para las mujeres.

CONVENIOS LABORALES
El sector europeo del curtido está formado por numerosas PYME, muchas de las cuales no tienen ni el tiempo ni los recursos para negociar acuerdos individuales de empresa con los sindicatos. La industria del curtido de la mayoría de los Estados miembros de la UE prefiere encuadrarse en acuerdos sectoriales sobre salarios y condiciones laborales para crear un entorno de igualdad entre las empresas.

La negociación y los convenios colectivos son percibidos positivamente tanto por empresarios como trabajadores. Diversos entes empresariales europeos, incluido COTANCE, han declarado que la negociación colectiva se percibe como un «ganar-ganar» en el que tanto trabajadores como empresarios obtienen algo. Además, los países con negociación sectorial disfrutan de un mayor índice de empleo.

Sobre la base de este entendimiento común, los interlocutores sociales del sector están trabajando en un nuevo proyecto de diálogo social de la UE para crear un banco de datos de convenios colectivos y una serie de presentaciones nacionales para difundir las mejores prácticas entre los empleadores y los representantes de los trabajadores.

HUELLA AMBIENTAL DE LA INDUSTRIA EUROPEA DEL CUERO

CONSUMO DE PRODUCTOS QUÍMICOS

Los productos químicos desempeñan un papel imprescindible en la producción del cuero. Se utilizan para eliminar los componentes no deseados de las pieles en bruto, estabilizarlos biológica y químicamente y conferir las propiedades mecánicas y estéticas deseadas al cuero acabado.

Los datos recogidos en este estudio muestran que entre 2016 y 2018, las curtiembres europeas consumieron un promedio de 2,15 kg de auxiliares químicos por metro cuadrado de cuero acabado. Estos productos químicos se aplican normalmente en solución acuosa durante el proceso húmedo de la fabricación del cuero (remojo y pelambre, curtición, recurtición/tintura/engrase) y se aplican superficialmente durante la fase de acabado.

El consumo de productos químicos en el período fue un 6% más alto que el reportado en la primera edición de la SER. Esto se debe principalmente a la variación en la tipología de empresas que contribuyeron en la encuesta. En 2020, la encuesta incluyó más compañías que procesan desde bruto hasta cuero terminado*. En 2012, la mayoría de las empresas encuestadas realizaban sus procesos a partir de cuero semiacabado. Por lo tanto, al no llevar a cabo la mayor parte de fases de proceso húmedo, consumieron menos productos químicos.

La muestra también tiene una composición diferente en cuanto al destino final de los cueros fabricados.

* Para más información, ver la nota metodológica sobre la composición de la muestra.

En comparación con la primera SER, hay una mayor proporción de curtiembres que producen cuero para automóvil y tapicería. Estos productos suelen tener un mayor grosor y peso y, por consiguiente, requieren el uso de una mayor cantidad de productos químicos por metro cuadrado.

En los últimos años, el sector también se ha enfrentado a una mayor demanda de piel curtida sin metales. Esto requiere una producción con auxiliares químicos que puedan sustituir al cromo, que suelen requerir mayor cantidad de auxiliares, en particular durante la fase de recurtición, para obtener rendimientos comparables a los del cuero curtido al cromo.

Además, la industria del curtido ha trabajado sin descanso en la sustitución de sustancias peligrosas y nocivas para el medio ambiente, siguiendo intensamente los requisitos legales, de los clientes y las propias iniciativas. Sin embargo, la sustitución de estas sustancias requiere en general un uso más abundante de auxiliares químicos.

CONSUMO ENERGÉTICO
La industria del curtido no es intensiva en energía. La producción de cuero suele utilizar energía térmica para calentar el agua de proceso y para el secado. La electricidad se utiliza principalmente para el movimiento de los bombos y otra maquinaria.

En los últimos tres años, los curtidores europeos utilizaron una media de 1,76 toneladas equivalentes de petróleo (TOE) por cada 1000 metros cuadrados de cuero. Esta unidad representa la cantidad de energía generada en la combustión de una tonelada de petróleo crudo, unos 42 gigajulios o 11630 megavatios-hora.

La industria europea del curtido se esfuerza constantemente para reducir el consumo de energía. La comparativa con los datos de la primera SER muestra que en los últimos años se ha rebajado el consumo de energía en aproximadamente un 12%. Esta importante reducción se ha conseguido gracias a la aplicación de soluciones de eficiencia energética, incluida la sustitución de antiguas plantas y maquinaria por equipos modernos de bajo consumo.

El desarrollo de un conjunto de herramientas organizativas, a través del proyecto IND.ECO, financiado por la UE, también ha permitido a las empresas diseñar un Sistema de Gestión Energética (SGE) o como mínimo una «revisión energética» y un sistema de control de la energía.

Es importante destacar que el uso de sistemas de cogeneración eficientes por parte del sector ha aumentado de forma constante, pasando del 5,9% en 2016 al 9,0% en 2018.

DISTRIBUCIÓN DE FUENTES DE ENERGÍA
El gas natural es la principal fuente de energía para las empresas curtidoras europeas, representando más de 2/3 del consumo total

Sin embargo, las empresas están invirtiendo cada vez más en recursos energéticos renovables.

El cambio en la distribución de las fuentes de energía, entre la SER 2012 y la SER 2020, se debe a la diferente tipología de empresas que se incluyeron en la muestra y al aumento del número de plantas de cogeneración que se están utilizando. Además, el creciente uso de gas natural para las operaciones de secado, debido a su eficiencia significativamente mayor, implica que las fábricas utilizan ahora más gas que electricidad.

Igualmente, la adopción de sistemas eficientes para minimizar el consumo eléctrico, como los motores eléctricos integrados controlados por inversores, los compresores eficientes y la optimización del voltaje, también ha reducido significativamente el consumo de electricidad.

CONSUMO DE AGUA
El medio en que se realiza la mayoría de los procesos de curtido es acuoso, y por este motivo el agua es un recurso crucial para las curtidurías.

Las curtiembres europeas se abastecen en lo que respecta al agua de los suministros industriales o civiles o incluso en ocasiones de pozos propios, autorizados y controlados por las autoridades locales. Después de su uso en los procesos de curtido, las aguas residuales contienen restos de productos químicos y materia orgánica y deben ser tratadas adecuadamente en plantas de depuración, comunitarias o propias, antes de ser vertidas al medio ambiente.

Europa lidera la estrategia en el ahorro de agua, y ha reducido su uso en un 7% en los últimos 6 años

La industria europea del curtido siempre ha tratado de reducir el consumo de agua. Esta tendencia comenzó hace muchos años y continúa en la actualidad mediante la aplicación de procesos más eficientes y tecnologías de reciclaje de baños. En el período 2016-2018, las curtiembres europeas consumieron un promedio de 0,121 metros cúbicos de agua para producir un metro cuadrado de cuero acabado, aproximadamente un 7% menos que la cantidad informada en los años 2010-2011.

También es importante señalar que esto se ha logrado incluso con un mayor número de empresas de ciclo completo, que tienen un mayor consumo de agua. Es decir, la mejora del sector globalmente puede ser mayor de lo indicado en el estudio.

Las dificultades para reducir los contaminantes en los efluentes aumentan si también se requiere reducir el volumen de los vertidos. Reducir a la mitad el volumen de efluentes, sin disminuir la carga contaminante, tiene como efecto duplicar esta carga. La industria europea del cuero ha dado grandes pasos en la reducción tanto del volumen de agua utilizada en el proceso como de la carga de contaminantes en las aguas residuales resultantes. Sin embargo, pronto se alcanzarán los límites de lo que se puede lograr a través de la eficiencia de la producción, y de las tecnologías de tratamiento y productos químicos disponibles comercialmente. Para hacer frente a esto, la industria europea del cuero está trabajando con sus proveedores de la industria química para desarrollar procesos más eficientes y productos químicos novedosos, que mejorarán aún más el perfil ambiental del sector.

DEPURACIÓN DE AGUAS RESIDUALES
El tratamiento de las aguas residuales es uno de los mayores retos a los que se enfrentan las curtidurías y, por este motivo, representa la mayor parte de las inversiones en gestión ambiental.

Una buena parte de las curtiembres europeas están situadas en polígonos industriales dotados con plantas de tratamiento de aguas residuales colectivas. Estas plantas son capaces de reducir y eliminar los contaminantes del agua para alcanzar los requisitos de calidad mínimos reglamentarios antes de que el agua tratada se devuelva al medio ambiente.

Las depuradoras modernas son capaces de eliminar casi el 100% de la mayoría de los contaminantes como el nitrógeno (NTK), el cromo trivalente, los sólidos en suspensión (SS), los sulfuros, la demanda química de oxígeno (DQO) y el amoníaco de las aguas residuales industriales.

Las sales, incluyendo los cloruros y sulfatos son más difíciles de eliminar, debido a su alta solubilidad.

Los resultados obtenidos para el SER 2020 se igualan a los comunicados en el SER 2012, con algunas excepciones, entre ellas una ligera disminución en la eliminación de la DQO, que se relaciona con el aumento de la incidencia de la curtición libre de metales. Los procesos de curtido “metal free” aumentan el nivel de DQO en las aguas residuales, a causa de la presencia un mayor nivel de componentes difíciles de tratar, que hace más difícil su tratamiento en las EDAR.

La eliminación de sulfatos hallada en 2020 es inferior a la notificada en 2012. Sin embargo, los niveles de cloruros han mejorado, siendo menores las cantidades de sal vertidas en las aguas residuales. Esto se debe al aumento en el uso de pieles frescas y a la eliminación mecánica de la sal en los cueros salados, antes del inicio de su proceso de curtido.

GENERACIÓN DE RESIDUOS
Como en cualquier otra actividad productiva, el procesado del cuero genera residuos. La gestión de residuos fue el segundo mayor coste medioambiental para las curtiembres europeas y el área en la que más se incrementaron las inversiones entre 2016 y 2018.

Los esfuerzos realizados por la industria a lo largo de los años, la han convertido en un gran ejemplo de economía circular. Las tasas de recuperación son, de hecho, muy altas tanto para los subproductos como para los residuos. Los residuos sólidos, como las carnazas, las virutas y los recortes, pueden procesarse para convertirlos en colágeno y gelatina o en fertilizantes y bioestimulantes para aplicaciones agrícolas. El cromo, el producto químico más utilizado en el curtido, puede recuperarse de los baños de curtición agotados y reutilizarse in situ. Los fangos de depuración pueden utilizarse para producir energía en plantas de generación a partir de residuos, para crear aditivos para la industria de la construcción o como mejoradores de suelos agrícolas.

Después de la valorización de los subproductos, las fábricas europeas de curtido generan un promedio de 2,63 kg de residuos por metro cuadrado de cuero acabado producido. Esta cifra es superior a la reportada en la SER 2012 porque, como se ha señalado anteriormente, la muestra incluye más empresas de ciclo completo con un mayor número de operaciones, que necesariamente producen más residuos. La encuesta también incluyó un mayor número de empresas productoras de cuero para automóviles, que suministran en muchos casos paneles precortados para tapicería. Esto genera mayores desechos de corte en la curtiembre y disminuye los del siguiente eslabón en la cadena de valor, y repercute inevitablemente en un aumento de la cantidad de desechos de la curtiduría cuantificados en este estudio. Además, los últimos años se han caracterizado por una calidad generalmente inferior de las pieles en bruto. Las materias primas de menor calidad generan también un mayor porcentaje de desechos.

PEFCR: UNA HERRAMIENTA OFICIAL PARA ACREDITAR EL IMPACTO MEDIOAMBIENTAL DEL CUERO
En el marco de la iniciativa de la UE «Un mercado único para productos ecológicos», la industria europea del curtido elaboró las Reglas para la Categorización de la Huella Medioambiental de Producto (PEFCR) para el sector de la piel, en las que se definieron los criterios para evaluar el impacto ambiental atribuible a la producción de cuero. Las PEFCR para el cuero se aprobaron y publicaron en mayo de 2018 y actualmente se están introduciendo en el mercado.

Un PEF requiere la cuantificación de quince parámetros de impacto ambiental. Los más relevantes para la industria del cuero son:

• Acidificación
• Cambio climático
• Eutrofización terrestre
• Partículas sólidas
• Consumo de los recursos fósiles

Este panorama, sin embargo, está algo distorsionado, ya que la cría de ganado, asignada a los cueros y pieles, contribuye significativamente al resultado. COTANCE -y la industria mundial del curtido- sostiene que el ciclo de vida del cuero comienza en el matadero, cuando se recogen los cueros y las pieles, y reclama liberarles de la carga ambiental de la cría del ganado. Es decir, de la asignación cero que, como subproductos, se desvían como flujo de desechos de la producción de carne para el consumo humano. La Comisión Europea es reacia a tratar los subproductos como «desechos» y ha exigido a la industria que se haga cargo de una parte del impacto ambiental del ciclo de vida del animal. Aunque es muy pequeño en porcentaje de huella del animal (menos del 0,5%), tiene una contribución significativa a la huella del cuero, particularmente para ciertas categorías de impacto.

La asignación de 0 para cueros y pieles sigue siendo una prioridad para COTANCE, ya que algunas áreas del PEF, incluida esta asignación, adquirirán una importancia significativa en el «Green Deal» y el «Circular Economy Action Plan» de la Comisión. Después de la «fase de transición», la Comisión Europea aplicará el PEF en la política de la UE para promover la comercialización de productos más ecológicos en el mercado europeo.

CONSUMO DE DISOLVENTES
Las emisiones atmosféricas han disminuido en un 32% en la última década.

Las emisiones atmosféricas son una preocupación ambiental relevante para las curtiembres, y están reguladas tanto a nivel europeo como nacional. Por esta razón, las empresas han implementado tecnologías avanzadas que han permitido a una reducción significativa de las emisiones de partículas y de compuestos orgánicos volátiles (COV).

Con el fin de reducir aún más las emisiones a la atmósfera, el sector europeo del curtido trabaja constantemente para reducir el uso de disolventes. Como tal, el consumo de disolventes es una buena medida para controlar la calidad de las emisiones al aire de las tenerías. El análisis de 3 años muestra un consumo medio de disolventes de 29,5 g por metro cuadrado de cuero acabado. Esto representa una reducción del 32% en comparación con el informe anterior.

INVERSIONES Y COSTES MEDIOAMBIENTALES
Los curtidores gastan en promedio el 4% de su facturación en la gestión ambiental

Los costes ambientales en 2020 son similares a los reportados en 2010, con un promedio de alrededor del 4% del volumen de negocio. El valor muestra el «nivel de equilibrio» entre el aumento de las inversiones/costos y la eficiencia de proceso (tanto desde una perspectiva ambiental como económica).

El desarrollo sostenible se ha convertido en un denominador común como prioridad en las estrategias empresariales de las curtiembres europeas. Se trata de una tendencia irreversible, que involucra a todos los actores de la cadena de valor.

Así lo demuestran las enormes inversiones que la industria ha realizado en estos años y los importantes costes que las empresas deben asumir en relación con todos los aspectos de la gestión ambiental y, en general, de la responsabilidad social de las empresas (RSE).

Este compromiso supone, en promedio, un coste del 4% de la facturación, cifra que creció notablemente

en la primera década del siglo XXI y que ahora se ha convertido en una constante en los balances del sector. El coste actual está en línea con el encontrado en la última encuesta y es el resultado del equilibrio entre dos efectos opuestos; por un lado, el aumento continuo de las acciones vinculadas a la gestión de la RSE, con un incremento relativo de los costes, y por otro, un aumento de la eficiencia derivado de las inversiones realizadas.

Como estas inversiones suelen ser «puntuales», su impacto en el gasto interanual puede ser bastante volátil. En general, se han centrado en los aspectos clave de la huella ambiental de la producción, con casi el 60% invertido en el tratamiento de aguas. El siguiente mayor ámbito de inversión es la gestión de residuos, un área de importancia estratégica para la industria del curtido, ya que su valorización tiene una importancia primordial en el desarrollo de un modelo de producción responsable basada en la economía circular. Igualmente, las inversiones en los campos de la reducción de emisiones y el ahorro de energía se han concretado en la implementación de soluciones altamente eficientes, como la cogeneración.

La industria del cuero continuará por este camino, explorando nuevas formas de colaboración que puedan traducirse en resultados tangibles y asegurando que la sostenibilidad se convierta en un viaje hacia una mejora compartida y beneficiosa para todas las partes.

CERTIFICACIONES Y AUDITORIAS
Las marcas finalistas de las cadenas de valor de cuero o textil exigen cada vez más que los productos que compran muestren sus credenciales sociales y ambientales, en forma de certificaciones o auditorías. No todos los organismos de certificación y / o auditoría del mercado que se ocupan del cuero son equiparables. Algunos están dirigidos por la industria y cumplen con los estándares oficiales, otros son organizaciones participadas por múltiples partes interesadas con sus propios protocolos, etc. La realidad es que la falta de reconocimiento recíproco de las certificaciones puede conducir al descrédito por reiteración de la auditoría, con las mismas pruebas con el mismo propósito, pero generalmente se entiende que su actividad impulsa la mejora ambiental de la industria del cuero.

El cuadro muestra algunos de los organismos de certificación y auditoría más relevantes activos en la industria del cuero, con datos sobre el sector europeo (ver imágenes adjuntas).

PRIORIDADES DE SOSTENIBILIDAD/ CUESTIONES ÉTICAS PARA LA CADENA DE VALOR
La industria europea del cuero perdió su protección arancelaria en las negociaciones comerciales multilaterales de la Ronda Uruguay (1986-1993). Sin procedimientos sólidos para garantizar un comercio justo (prohibición de las restricciones a la exportación/ impuestos sobre las materias primas) la producción se trasladó progresivamente a los países en desarrollo, primando a los proveedores más baratos, para los que las preocupaciones sociales y ambientales no eran realmente una prioridad comercial.

En efecto, la liberalización del comercio y la globalización facilitaron y abarataron a muchos clientes de los sectores de bienes de consumo y de venta al por menor de las economías desarrolladas la posibilidad de abastecerse en cualquier parte del mundo. Los suministros de artículos de piel se desplazan fácilmente de un país a otro y los proveedores de cuero se remplazan rápidamente cuando lo que cuenta es el precio.

Se asume que la globalización ha sacado a millones de personas de la pobreza y ha impulsado el crecimiento económico mundial y las interdependencias a través del comercio y los flujos de inversión extranjera directa (IED). Sin embargo, los impactos perjudiciales sobre las normas del mercado laboral, el medio ambiente, la excelencia en la calidad de los productos y el desarrollo sostenible han recibido mucha menos atención.

En un mercado que carece de protección contra el cuero producido en condiciones de dumping social y ambiental, la supervivencia de los curtidores europeos se ha basado en la especialización en la calidad del producto y la innovación, por un lado, y en la responsabilidad social y la sostenibilidad ambiental, por otro.

La globalización también ha puesto de manifiesto las violaciones de derechos humanos y la contaminación ambiental en las zonas más desfavorecidas del mundo, pero la denuncia de estas prácticas inaceptables a menudo dispara a todo el sector de forma indiscriminada. Por ello, a menudo existe la percepción totalmente inexacta de que los curtidores europeos no son mejores que los denunciados en otras partes del mundo.

Por lo tanto, en la evolución del modelo de sostenibilidad que sigue la industria europea del curtido, y además de sus credenciales sociales y medioambientales, hay un número cada vez mayor de cuestiones éticas transversales de gran importancia para las empresas, los interesados y los consumidores. Entre ellas figuran cuestiones como la transparencia y la trazabilidad, y una nueva serie de garantías sobre los productos y procesos.

DILIGENCIA DEBIDA
El ejercicio de la diligencia debida sobre la cadena de suministro permite a las marcas y a los grupos minoristas gestionar sus riesgos de reputación. La necesidad de esta herramienta de gestión no se limita al último eslabón de una cadena de valor. Es evidente que las empresas que venden directamente a los consumidores están más expuestas, pero en realidad, cualquier empresa de cada nivel de la cadena de suministro está involucrada, incluidas las fábricas de curtidos.

Los curtidores europeos están preparados para la diligencia debida. Se han convertido, al ser los primeros en adoptar la RSE, y con especial referencia a la sostenibilidad, en los proveedores preferidos de las marcas de lujo de gama alta en la moda, el diseño de interiores y el sector del automóvil.

En el contexto de la Directiva sobre emisiones industriales (Directiva 2010/75/UE), los curtidores europeos han contribuido al BREF para el curtido de cueros y pieles. Este documento de referencia de la UE informa sobre el establecimiento de límites de emisiones de las tenerías por parte de las autoridades públicas, con referencia a las Mejores Técnicas Disponibles (MTD) y se reproduce cada vez más en muchos países extracomunitarios. Aborda importantes preocupaciones medioambientales para el curtido de cueros y pieles, como: la reducción de la contaminación en los efluentes; el uso eficiente de la energía y el agua; la minimización, recuperación y reciclaje de los residuos de los procesos; así como la aplicación efectiva de sistemas de gestión medioambiental y energética. La revisión del BREF original de 2003 se publicó en febrero de 2013.

Por otro lado, la industria europea del cuero junto a su interlocutor social fueron más allá y abordaron un área que a menudo se omite: la salud y la seguridad en el lugar de trabajo. Los medios de comunicación muestran con demasiada frecuencia imágenes de condiciones de trabajo inseguras en curtiembres de bajo nivel, lo que repercute negativamente en la imagen y la reputación del sector en su conjunto. Las curtidurías europeas consideran que la salud y la seguridad en el lugar de trabajo son una prioridad. Si bien sus buenas prácticas están en función de su excelencia y competitividad en el mercado del cuero, los curtidores europeos y los representantes de los trabajadores tienen mucho interés en que el cumplimiento de las estrictas normas de seguridad en el lugar de trabajo se convierta en una prioridad mundial.

En 2017-2018, los interlocutores sociales europeos del sector del cuero presentaron el proyecto «Diligencia debida para unos lugares de trabajo saludables en las fábricas de curtidos». El objetivo era dar a la seguridad y la salud en el trabajo la misma prioridad que la protección del medio ambiente en el debate sobre la diligencia debida en la cadena de valor de la piel. También se actualizó el instrumento de evaluación de riesgos en el lugar de trabajo, OiRA (Online Interactive Risk Assessment), elaborado en 2012. OiRA es un instrumento gratuito e interactivo que ayuda a las PYME de todo el mundo a realizar autoevaluaciones de riesgos y a apoyar la gestión de la salud y la seguridad ocupacionales.

Sin embargo, si bien herramientas como OiRA pueden contribuir a la mejora de las prácticas de salud y seguridad en las curtidurías, el principal impulsor es la exigencia del mercado.

LA HERRAMIENTA OIRA PARA FÁBRICAS DE CURTIDOS
En 2018, en el marco del proyecto de «Diligencia Debida» del Diálogo Social, los interlocutores sociales de la industria europea del cuero, COTANCE e IndustriAll Europe, actualizaron el instrumento de evaluación interactiva de riesgos online (OiRA) para ayudar a las fábricas de curtidos pequeñas y medianas a gestionar los riesgos de salud y seguridad laboral. Tras cumplimentar 91 apartados de enumeración de riesgo agrupadas en 12 módulos, el usuario obtiene: una evaluación del nivel de SST (Salud y Seguridad Laboral) de la instalación; sugerencias de acciones de mejora planificables, y un informe del resultado.

Si bien la herramienta OiRA no garantiza necesaria- mente el cumplimiento legal de las respectivas reglamentaciones nacionales en salud y seguridad, es una herramienta de ayuda a los curtidores para ahorrar tiempo y dinero en la elaboración de su Informe de Evaluación de Riesgos obligatorio. Obtienen la formación para realizar una evaluación de riesgos y tomar las medidas adecuadas para eliminar y/o minimizar los riesgos de salud y seguridad laboral. Además, los informes de autoevaluación producto de la herramienta OiRA se pueden utilizar como medio de información en la cadena de suministro sobre aspectos SST.

La herramienta OiRA para el curtido es gratuita, y ha sido acreditada por la Unidad de Cuero de la ONUDI como un instrumento muy útil. COTANCE y la toda industria europea han autorizado a la ONUDI a difundir OiRA como apoyo a los países en desarrollo.

Definiciones de la UNECE
TRAZABILIDAD, es «la capacidad de rastrear la historia, la aplicación o la ubicación de un objeto» en una cadena de suministro (ISO, 2015). En este contexto, se define como la capacidad de «identificar y rastrear la historia, la aplicación, la ubicación y la distribución de productos, piezas y materiales, para garantizar la fiabilidad de las afirmaciones sobre sostenibilidad, ámbito de los derechos humanos, trabajo (incluida la salud y la seguridad), medio ambiente y lucha contra la corrupción» (Pacto Mundial de las Naciones Unidas, 2014); y «el proceso mediante el cual las empresas rastrean los materiales y productos y las condiciones en que se produjeron a lo largo de la cadena de suministro» (OCDE, 2017).

La TRANSPARENCIA, se relaciona directamente con la información pertinente que se ha puesto a disposición de todos los elementos de la cadena de valor de manera normalizada, lo que permite un entendimiento común, la accesibilidad, la claridad y la comparación (CE 2017)

En este contexto, se entiende por SOSTENIBILIDAD la fabricación, comercialización y utilización de prendas de vestir, calzado y accesorios, así como de sus partes y componentes, teniendo en cuenta los efectos sobre el medio ambiente, la salud, los derechos humanos y los aspectos socioeconómicos, y su mejora continua en todas las etapas del ciclo de vida del producto (CEPE 2018).

La DILIGENCIA DEBIDA es un proceso continuo, proactivo y reactivo mediante el cual las empresas pueden prevenir y mitigar los efectos adversos relacionados con los derechos humanos, los derechos laborales, la protección del medio ambiente y la salud.

SEGURIDAD DE PRODUCTO
Los reportajes negativos e impactantes en los medios de comunicación masiva y social a menudo atraen mucha más atención que las historias positivas. El cuero suele ser víctima de comunicaciones negativas, en especial cuando se importan y venden artículos de cuero piel no seguros en el mercado de la Unión Europea. Sin embargo, rara vez se informa del origen de estos artículos. Ello se debe a la falta de una regulación sobre marcado de origen o «Reglamento de fabricación», en el que se identifique el país de origen del artículo y su composición de material. Esas normas obligatorias existen en otros grandes mercados y son demandadas por muchas industrias de la UE, incluida la de la piel, cuya imagen se ha visto perjudicada por la importación de productos de calidad inferior.

Los consumidores pueden estar seguros, cuando compran artículos fabricados con cuero europeo, de que cumplen con las normas más estrictas, como la REACh. La calidad del cuero europeo es una garantía para los consumidores de que los más altos estándares de seguridad, requeridos por la regulación en Europa y sus estados miembros, se aplican de manera consistente.

Los clientes de los curtidores europeos saben que sus productos se producen en procesos de alto rendimiento que controlan el uso de sustancias nocivas que podrían presentar un riesgo para la salud de los trabajadores, los consumidores o el medio ambiente.

No obstante, en relación con el cumplimiento de la legislación, los curtidores europeos mantienen un diálogo con los clientes de alto nivel para elaborar normas que vayan más allá de los requisitos legales. Esta práctica ha aumentado la necesidad de centrar la atención en la selección de las materias primas y los auxiliares químicos empleados.

Es fundamental trabajar en estrecha colaboración con los representantes de la cadena de suministro para definir conjuntamente los requisitos mínimos aplicables al cuero, los productos químicos y auxiliares para la producción de cuero. Grupos especiales de expertos han cooperado para redactar las buenas prácticas y directrices sobre las distintas operaciones.

TRAZABILIDAD Y TRANSPARENCIA EN LA CADENA DE SUMINISTRO
Aunque la industria de la piel insiste en el concepto de que el ciclo de vida del cuero comienza cuando se obtienen las pieles en el matadero, su origen animal no debe ser ignorado ni desestimado. El sector europeo del curtido presta especial atención a la integración de su industria y está firmemente comprometido con el objetivo de alcanzar los más altos niveles de trazabilidad de la materia prima. Los curtidores europeos pretenden recabar toda la información pertinente sobre su materia prima, incluidos la cría, el transporte y el sacrificio de los animales.

Para los curtidores europeos, el origen y el proceso previo de los cueros y las pieles siempre han sido importantes, ya que son factores directamente relacionados con la naturaleza y la cantidad de los defectos de la piel y, por consiguiente, con la calidad del cuero. Pero estos parámetros han adquirido una nueva dimensión. La trazabilidad garantiza al cliente y al consumidor que el cuero que reciben proviene de fuentes éticas y sostenibles.

Sin embargo, al ser un subproducto, la obtención de información sobre el origen de las pieles es compleja, especialmente en ausencia de una reglamentación obligatoria. Normalmente, los curtidores sólo reciben información de sus proveedores inmediatos.

En este contexto, las curtiembres europeas han procedido a:

-  a partir de 2018, se comprometieron con las partes interesadas en una iniciativa de las Naciones Unidas (CEPE-CEFACT) para generar recomendaciones y herramientas para la trazabilidad y la transparencia de los productos y materiales en los sectores de la confección y el calzado;

-  aumentar la información sobre las certificaciones pertinentes;

-  establecer un diálogo con los sectores ganadero y cárnico sobre esta y otras cuestiones de interés común. En una declaración conjunta emitida en 2019, los vinculados la cadena de suministro acordaron aplicar sistemas para el seguimiento de los cueros y pieles hasta el matadero (para el 2025) y, cuando proceda, hasta el animal individual (para el 2030).

Los curtidores están trabajando duro con sus proveedores en estas soluciones. La rapidez con que lleguen al mercado dependerá de la presión de los consumidores y de la voluntad de transparencia de los poseedores de la información.

BIENESTAR ANIMAL
El concepto de bienestar animal surgió por primera vez en el decenio de 1960 con la definición de las Cinco Libertades o necesidades asociadas a este bienestar (hambre y sed, malestar, dolor, lesiones y enfermedades, de expresión de un comportamiento normal, de miedo y de angustia). Estas fueron adoptadas por la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal) que define el bienestar animal como «la forma en que un animal enfrenta las condiciones en que vive». Un animal se encuentra en buen estado de bienestar si (como indican las pruebas científicas) está sano, cómodo, bien alimentado, seguro, es capaz de expresar un comportamiento innato y si no sufre estados desagradables como el dolor, el miedo y la angustia».

La creciente preocupación por el bienestar animal en los últimos años ha dado lugar a un número cada vez mayor de solicitudes de información por parte de los usuarios sobre las condiciones de bienestar de los animales de los que proceden los cueros y pieles. Por ello, la vigilancia del bienestar animal y la trazabilidad de la materia prima son cuestiones de gran importancia para las curtiembres europeas.

La mayoría de los cueros y pieles en bruto procesados por las tenerías europeas son de origen europeo.
La UE comenzó a abordar las cuestiones de bienestar animal hace más de cuarenta años y ahora dispone de la legislación más avanzada del mundo sobre bienestar en la cría, transporte y sacrificio de animales *.

Además de la protección dentro de la UE, la UE también promueve una cultura de bienestar animal más allá de sus fronteras, mediante la cooperación multilateral con organismos como la OIE y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), con terceros países en el marco de acuerdos comerciales y mediante la capacitación y la asistencia técnica.

Sin embargo, Europa no es la única región que se ocupa de estas cuestiones y, a nivel mundial, las empresas de curtidos se comprometen en la selección de fuentes de suministro sostenibles. También en este caso, el diálogo dentro de la cadena de valor es de fundamental importancia.

Por otro lado, el propio cuero es un indicativo para apreciar el tratamiento del animal. Una piel o cuero es como un libro abierto, que refleja la vida del animal. Las pieles de animales sanos, limpios y bien criados tienen pocos o ningún defecto de flor, y se convertirán en el cuero de una alta calidad que es la que los consumidores quieren comprar.

* Directiva 98/58/EC (bienestar en la cría) y específicamente para bovino, Directiva 2008/119/EC
Regulación 1/2005/EU (bienestar en el transporte) Regulación 1099/2009/EU (bienestar en el matadero)

OBJETIVOS Y RETOS DE FUTURO
En 2016, COTANCE e IndustriAll-Europe emprendieron el proyecto de diálogo social «Objetivo 2025! - Un Futuro para la Piel Europea». Aprobaron un Manifiesto Conjunto en el que esbozaron los retos y oportunidades para el sector en cuatro áreas:

TRAZABILIDAD Y TRANSPARENCIA: LA INICIATIVA DE CEPE
CEPE, CEFACT, el CCI, la OIT y la UE han unido sus fuerzas en una iniciativa cuyo objetivo general es fortalecer los patrones de consumo y producción sostenibles en el sector de la confección y el calzado. Esto debería lograrse mediante el desarrollo y la implementación de una Iniciativa Marco y una Herramienta de Transparencia y Trazabilidad. Los resultados ayudarán tanto a gobiernos como a los actores industriales a tomar decisiones basadas en la información sobre el riesgo y a operar en consecuencia de acuerdo a un conjunto de prácticas acordadas internacionalmente, aumentando así la transparencia hacia los consumidores finales.

Consta de los siguientes componentes clave:

1. Una plataforma multipartita de diálogo sobre políticas y recomendaciones para una mayor transparencia y trazabilidad de cadenas de valor sostenibles en el sector.

2. Normas de trazabilidad y pautas de implementación.

3. Una herramienta de transparencia y trazabilidad online, para dar soluciones personalizadas, de autoevaluación y de intercambio de datos entre los actores interesados de la cadena de valor.

4. Pilotaje de los resultados del proyecto con las empresas y países seleccionados, y programa de capacitación y mejora continua en colaboración con los socios estratégicos.

COTANCE ha sido designado como experto para contribuir al buen desarrollo de la iniciativa.

TEMAS INDUSTRIALES
Si bien nuestra industria debe seguir ajustándose a los cambios estructurales en un entorno digital que avanza rápidamente, una de las principales preocupaciones es la necesidad de proteger el término cuero/piel y garantizar su autenticidad en las etiquetas y descripciones de los artículos, para que los consumidores puedan tomar decisiones de compra correctamente informadas. Esto debe fomentarse con medidas reglamentarias y comunicando adecuadamente el valor del cuero al público en general.

Al enfrentarse a una multitud de materiales alternativos que desdibujan la identidad misma del cuero, tanto los curtidores como los confeccionistas han luchado durante mucho tiempo por unas normas claras y uniformes sobre la autenticidad del cuero en la UE. De hecho, sólo un reglamento de la UE que proteja el buen nombre del cuero, puede proporcionar a los consumidores la garantía de que los artículos que compran están fabricados con cuero genuino. Desafortunadamente, numerosos productos sintéticos se describen erróneamente como cuero, usurpando tanto su imagen como su nombre.

La comunicación digital y los medios sociales son cada vez más importantes para contrarrestar la desinformación sobre el cuero en el mundo actual, su origen natural, renovabilidad, circularidad. Durabilidad, reutilización e incluso su reciclabilidad son valores que se deben comunicar al público eficazmente. Iniciativas como el Boletín de Noticias lanzado por COTANCE en 2019 son un ejemplo de estos ejercicios de comunicación.

(Sigue leyendo la Parte II aquí)

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies