ver publicidad banner
banner

Martes, 20 de octubre de 2020

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Cómo cumplir con nuestros objetivos de otoño y esquivar la culpa por no hacerlo

Con la llegada de un nuevo curso nos proponemos nuevos retos, sin embargo, a veces nos saltamos nuestros propósitos y eso nos puede generar un gran sentimiento de culpa

Cuando llega el otoño la mayoría de nosotros sentimos que es el momento de marcarnos nuevos propósitos. Es el mes para establecernos objetivos, para ponernos nuevos retos. Esta estación se convierte así en una especie de nuevo comienzo a partir del cual intentar alcanzar nuevas metas de todo tipo: hacer más ejercicio, dejar de fumar, leer más, aprender idiomas… Sin embargo, como bien sabemos, estos propósitos pueden venir con contraindicaciones, ya que si no los cumplimos o empezamos a saltarnos las tareas que nos marcamos esto puede generarnos un profundo sentimiento de culpa. Ante esta situación, Therapychat, plataforma líder en psicología online, te trae una serie de estrategias para que ayudes a que tu mente se prepare para asumir esos propósitos y, también, a que si alguna vez no lo cumples puedas gestionar bien el sentimiento de culpa.
 
1. Propósitos que te importen y que creas que puedes conseguir: es mucho más sencillo cumplir nuestros propósitos si éstos nos llevan a un lugar que tiene sentido para nosotros. Por más que te empeñes en un propósito, si no te importa de verdad y no te lo crees, no lo conseguirás.

2. Propósitos concretos: en muchas ocasiones somos muy poco concretos con nuestros objetivos y eso es un error. Podemos pensar que una meta puede ser “quiero un cuerpo diez”, vale, perfecto, pero necesitamos concretar ese propósito, definir mejor qué supone ese cuerpo diez, por ejemplo, y desgranarlo en sub-metas que sean asequibles. Si nos marcamos metas difusas o enormes se hace tan inviable alcanzarlas que tiramos la toalla frustrados nada más empezar. Sin embargo, si cogemos nuestro objetivo, lo definimos con palabras concretas, lo dividimos en pequeños objetivos más asequibles y nos marcamos unas fechas plausibles, entonces estaremos mucho más cerca de poder cumplir con ello.

3. Propósitos adaptados al contexto actual: es importante también ser conscientes de la situación que vivimos y adaptar nuestros propósitos a cómo estemos afrontando este momento. Hay personas que sienten la necesidad de aprovechar más tiempo fuera de casa tras el confinamiento, por lo que es importante que esas personas sean conscientes de que pueden añadir actividades fuera de su casa para contribuir a sus propósitos; mientras que, por otro lado, nos encontramos con personas que sienten todo lo contrario, gente que ha aprendido a disfrutar más de actividades en casa y que no necesitan salir tanto como antes a la calle, por lo que éstos tendrán que ser conscientes de que para cumplir con sus objetivos será mejor optar por tareas más caseras.

4. Cómo atajar la culpa: en primer lugar, hay que tener en cuenta que siempre es mejor hablar de responsabilidad que de culpa, es decir, no hay que culpabilizarse, hay que responsabilizarse. Sentir culpa por algo significa estar avergonzado de tu propio comportamiento. Además, si decides colocarte en la culpa estás eligiendo una manera pasiva de actuar, no estás respondiendo a ello ni buscando resolverlo. Para reducir la culpa hay que responsabilizarse de las acciones que te han llevado a sentirla. Por ejemplo, si estás faltando a una promesa de hacer ejercicio y te sientes culpable y quieres reducir esta culpa, las posibles soluciones pueden ser 1) cumplir tu promesa, sencillamente, 2) reconocer tu imposibilidad para cumplirla y aceptarlo, 3) buscar comprometerte con una promesa más alcanzable. En definitiva, responsabilízate, no te culpes, decide y actúa.

5. La gestión de la culpa y su lado positivo: la culpa, como todo sentimiento, tiene su utilidad. En su caso, si conseguimos que no nos bloquee, nos ayudará precisamente a movilizarnos a tomar decisiones y a emprender acciones necesarias para eliminar este incómodo sentimiento, acciones que, además, irán en beneficio de conseguir nuestros nuevos propósitos. 

Aida Rubio, coordinadora del equipo de psicólogos de TherapyChat, asegura: “es bueno sentir culpa de vez en cuando por muchos motivos. Si lo aplicamos a la cuestión de los propósitos que nos marcamos es natural sentir ese toma y daca entre éxito-fracaso-culpa. Es evidente que no siempre el éxito viene de una forma sencilla ante lo que nos proponemos y en la mayoría de las ocasiones viene mediado por momentos de fracaso, culpa, vergüenza y/o aprendizaje. Al final para lograr nuestros propósitos no solo es necesario aprender la relación entre una conducta positiva y el premio consecuente, sino también tener clara la relación entre la conducta errada y el castigo que le sigue, y no hay mejor maestro que la experiencia”.
 
TherapyChat
TherapyChat es la plataforma líder en psicología online en España. Fundada en 2016 en Madrid, permite a sus usuarios acceder a psicólogos de distintas especialidades a través de su servicio de videollamada. En apenas cuatro años, a través de su aplicación móvil y web, más de 200.000 personas han utilizado la app y han podido mejorar su bienestar de la mano de más de 200 expertos titulados y altamente cualificados. TherapyChat es la primera plataforma española en adherirse al código de buenas prácticas establecido por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies