ver publicidad banner
banner

Sábado, 16 de noviembre de 2019

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Jueves, 12 de Septiembre de 2019

Una positiva evolución de las ventas de moda retail en el primer semestre avanza un posible crecimiento hasta el 4,5% en 2019, según Momad

● Pese a que las rebajas no fueron tan buenas como se esperaba, la facturación del comercio entre enero y junio creció un 2,3% gracias a la climatología. En los cinco primeros meses del año se produjo una ralentización en la mayoría de los indicadores del sector textil y confección, según Cityc.
● El empleo crecerá un 3% en 2019, según Acotex; a ello contribuirá también el retorno de la industria a la producción en proximidad.
● El comportamiento del comercio exterior ha ralentizado las exportaciones globales. Aunque las del textil han crecido un 0,6%, las de la confección se han reducido un 5,1%.
● El e-commerce sigue creciendo a dos dígitos, pero el porcentaje que representa sobre los ingresos totales del comercio se ha estabilizado en un 8%.
● El mal tiempo en Semana Santa frenó las previsiones más optimistas en moda baño, aunque muchas de las compras ya se habían producido previamente.

La positiva evolución de las ventas de moda retail en España en el primer semestre de 2019 y las optimistas perspectivas para el conjunto del año marcan la recuperación de un sector textil y de confección, que prevé un aumento también en el número de trabajadores y una consolidación de la oferta española en los principales mercados internacionales. Así se desprende de los datos facilitados por distintas organizaciones sectoriales, recogidos en el informe económico de coyuntura de esta industria, con motivo de la celebración de la próxima edición de Momad, Salón Internacional del Textil, Calzado y Accesorios, organizado por IFEMA, que se desarrollará del 12 al 14 de septiembre –de jueves a sábado-, en los pabellones 2, 12 y 14 de Feria de Madrid, en coincidencia con las ferias Intergift, Bisutex y MadridJoya. 

Durante el primer semestre de 2019 las ventas de moda retail en España se comportaron positivamente, aumentando un 2,3% con respecto al mismo periodo del año pasado. Y eso a pesar de que las rebajas (o primeras rebajas) no fueron todo lo buenas que se esperaban, debido principalmente a que había menos stock en las tiendas al haberse vendido más en temporada. De cara al segundo semestre de este año, la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex) afirma que sigue siendo optimista y espera cerrar el año con un aumento de ingresos en las ventas del comercio de entre el 3,5 y el 4,5%. Un crecimiento en el consumo que suele ir acompañado, habitualmente, también de un aumento de la confección.




Para el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola, los resultados del primer semestre de 2019 son más positivos, incluso, si los comparamos con la mala evolución registrada en 2018. Este último ha sido un ejercicio en el que el sector sólo había logrado crecer durante el mes de junio, según el barómetro de la asociación, un estudio realizado tomando una muestra del mercado. Por el contrario, la evolución de los seis primeros meses de 2019 ha sido mucho mejor gracias, fundamentalmente, a la climatología. 

Datos por meses 

Aunque enero resultó complicado –las ventas cayeron un 1,9% a pesar de las rebajas- y en abril el mal tiempo acompañó a la Semana Santa –con un descenso del 8,4%-. El mes de febrero se comportó positivamente con un crecimiento del 2,8%, y marzo -el primer mes de ventas de verano- experimentó un espectacular crecimiento cercano al 12%. Por su parte, mayo contabilizó un incremento del 2,9% y junio del 0,4%. Así, el crecimiento global del 2,3% entre enero y junio supuso un espaldarazo que hacía mucho tiempo que no veíamos en un sector que necesitaba un poco de alegría. 

A juicio de Ángel Asensio, presidente de ModaEspaña y de la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon), el primer semestre de 2019 “ha sido ligeramente mejor que el mismo periodo del año anterior”, debido principalmente al mejor comportamiento de la climatología, “que en 2018 no favoreció en absoluto la disposición del consumidor a comprar en temporada, retrasando el fuerte de las ventas a la época de rebajas”. En cuanto a las expectativas para el conjunto del presente ejercicio, afirma que “son algo más optimistas que en años anteriores, por lo que esperamos un incremento en ventas, aunque de manera moderada”. 

La industria textil española alcanzó un volumen de negocio de 6.033 millones de euros en 2018, un 3,1% más que el año anterior, según el Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc). El número de empresas en el sector era entonces de 3.783 (un 4,9% más) y el de empleados 47.154 (+2,5); las exportaciones alcanzaban los 4.357 millones (+2,2%) y las importaciones los 4.527 millones (+0,4%). 

Moda baño 

En el primer semestre de 2019, merece capítulo especial la moda de baño, que suele constituir una parte importante del negocio en este periodo. Este año contaba con buenas expectativas debido a que las vacaciones de Semana Santa caían en abril. Sin embargo, como recuerda el presidente de Acotex, el mal tiempo terminó con las previsiones más optimistas. Cabe destacar que, muchas de las compras se habían producido ya antes de que bajaran las temperaturas, por lo que algunos comercios consiguieron incrementos superiores al 5% en este segmento. 

Por otra parte, el presidente de ModaEspaña, advierte de que la moda baño es un segmento de difícil gestión para su óptima viabilidad. “El motivo fundamental es que su temporada fuerte coincide con las rebajas, lo cual va en detrimento de alcanzar unos márgenes aceptables”. Este experto considera que “hay que trabajar en alcanzar una manera de gestión diferente que garantice su viabilidad”.




Cambio de paradigma 

A pesar de este optimismo generalizado, el presidente de Acotex advierte que el sector sigue teniendo algunos problemas importantes, como la continua comercialización con promociones. “Ya no se vende a menor precio solamente en la semana de rebajas, sino que parece que hay que hacer descuento durante todo el año. Y la promoción continua es un modelo insostenible”. No obstante, reconoce que “en las últimas temporadas ya empezamos a ver que los comerciantes son menos agresivos en este sentido y van relajando algo estas prácticas”. 

Por otra parte, desde el Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc) aseguran que nos encontramos ante un cambio de paradigma en el sector, especialmente en el mundo de la moda y del retail, auspiciado por los cambios en el patrón de consumo. Su directora, Marta Castells, explica que “es algo que las empresas llevan mucho tiempo diciendo y que es ahora cuando se está empezando a reflejar en los datos”. 

Según Castells, entre enero y mayo de este año se ha producido una ralentización en la mayoría de los indicadores del sector textil y confección. “La cifra de negocios ha disminuido sensiblemente, cayendo un 2% en el textil y un 3% en la confección. La producción también se ha reducido en casi un 6% y en un 2%, respectivamente. Por otra parte, aunque el número de trabajadores del sector textil en los seis primeros meses de 2019 se mantiene, en el de la confección cae un 4%, por lo que la cifra global de ambos segmentos ha disminuido en un 2%. 

Sin embargo, el presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel estima que “después del aumento de ventas del 2,3% en el primer semestre y de las previsiones de entre el 3,5 y el 4,5% para todo el año, el empleo en 2019 terminará creciendo en nuestro sector un 3%”. Además, de acuerdo con el presidente de ModaEspaña y Fedecon, “el discreto retorno de la industria hacia la producción en proximidad que se constata está colaborando al mantenimiento del empleo; una tendencia que se suma a la creciente apuesta por prendas de mayor calidad y durabilidad, que redunda en un producto más sostenible”. 

A juicio de Marta Castells, de Cityc, las perspectivas de futuro apuntan a una estabilización del mercado. “No seguiremos cayendo mucho más ni tampoco se producirá un crecimiento importante, sino una adaptación a la nueva situación caracterizada por el cambio de patrón en el consumo de la moda”. 

E-commerce 

En este cambio de patrón, juega un papel fundamental el e-commerce. Como constata Eduardo Zamácola, en los últimos años la venta por internet ha sido creciente, a doble dígito, cuando en las tiendas físicas no era así. Pero, “los comerciantes de toda la vida deben entender que esto no supone una amenaza para ellos, sino una oportunidad más”. Además, aunque las ventas a través de la Red siguen creciendo con fuerza, el porcentaje que representan con respecto a los ingresos totales del comercio se ha estabilizado en un 8%. Así, “tenemos que tener




en cuenta que el 92% de las compras se siguen realizando en tiendas físicas, por lo que tampoco hay que volverse loco con el tema”. 

Principales clientes 

La directora de Cityc se hace eco de las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) para confirmar que la cifra de negocio correspondiente a las ventas de moda en el comercio en la primera mitad de 2019 ha aumentado un 2%. Pero advierte del peor comportamiento del comercio exterior, que ha ralentizado las exportaciones globales. Aunque las del textil han crecido un 0,6%, las de la confección se han reducido un 5,1%. 

En cuanto a los principales clientes de nuestro país, explica que “la representatividad entre enero y abril de 2019 es muy parecida a la del pasado año, destacando Francia con un 12% de las exportaciones, seguida de Italia, Portugal, Marruecos, Alemania y Reino Unido”. Y con respecto a los principales proveedores de nuestro país, “China continúa siendo el primero con un porcentaje del 18%, seguido de Bangladesh con el 14%, que ha adelantado a Turquía que ahora representa un 13%”. 

Para el presidente de ModaEspaña y Fedecon, las exportaciones de la moda española han crecido menos que en años anteriores “debido a la bajada del consumo en el exterior provocado por las tensiones internacionales como el Brexit o la guerra comercial entre China y Estados Unidos”. En lo concerniente a nuestros principales mercados, “el panorama no ha variado y fundamentalmente siguen siendo Europa, México, los países árabes y Rusia”. 

Por otro lado, Eduardo Zamácola, de Acotex, explica que la tendencia que iniciaron hace unos 15 años algunas empresas de España, Portugal y otros países limítrofes hacia la deslocalización de su producción en el sureste asiático, con el objetivo de reducir costes, ha desaparecido. “El sistema tenía algunos inconvenientes, porque requería adelantar mucho las producciones y hacer grandes cantidades. Por eso, ahora se está produciendo una vuelta a la fabricación local, que permite mayor flexibilidad, en un momento en el que el mercado necesita una gran rotación, más allá de las clásicas dos temporadas anuales”. 

Mayor conocimiento del cliente 

La irrupción de las nuevas tecnologías en el mundo de la moda no se limita al e-commerce, sino que incluye también otra serie de herramientas que ayudan a conocer mejor al consumidor, entre ellas el big data. Eduardo Zamácola afirma que uno de los asuntos que está marcando el consumo es el conocimiento que se empieza a tener de los clientes. “El uso y la gestión del dato para conseguir mayor información sobre gustos y preferencias, y ofrecer lo que más se ajuste a las necesidades de cada uno, es algo que los comercios ya están empezando a utilizar y de lo que están viendo los frutos”. A esto se une otra tendencia que busca incentivar a los usuarios de internet a que también se acerquen a las tiendas físicas, con una atención cada vez más personalizada en la que se están volcando muchas de ellas.




De cualquier manera, la mejor fórmula para potenciar las ventas es combinar los dos canales de comercialización. Como indica Zamácola, “tenemos que ser conscientes de que el consumidor cuenta con una herramienta adicional muy potente, que es el teléfono móvil que, además de comprar permite informarte sobre cualquier producto. Y para aprovechar esta realidad, los comerciantes también debemos estar presentes en el mundo online para complementar el servicio”. 

Los expertos coinciden en que el futuro de la moda española será positivo. En opinión de Ángel Asensio, las principales armas con las que cuenta para continuar siendo competitiva en el mercado son concepto, diseño, calidad en los materiales empleados para la confección, marca actual y sostenibilidad, derivada de la creación de productos de alta durabilidad”. A su juicio, “estas buenas prácticas son las que han propiciado que ya contemos con un gran prestigio reconocido en los mercados más representativos del mundo”. 

Informe elaborado por IFEMA, con motivo de la celebración de Momad con datos de Acotex, Cityc, ModaEspaña y Fedecon.

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies