ver publicidad banner
banner

Jueves, 9 de abril de 2020

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Lunes, 5 de Febrero de 2018

La creación de un icono: cómo las Nike Mercurial se convirtieron en las botas más asombrosas del mundo del fútbol

Los iconos se crean a base de momentos: cuanto más importantes y más mágicos sean, mejor. Sin un momento que confirme su grandeza, un futbolista no deja de ser un profesional más que realiza un trabajo, y las botas son solo unos componentes incorporados a sus pies.

La creación de un icono: cómo las Nike Mercurial se convirtieron en las botas más asombrosas del mundo del fútbol

Los momentos verdaderamente memorables se materializan cuando un jugador y sus botas se unen para crear una escena tan especial que las futuras generaciones de futbolistas la estudiarán como si fuera un texto sagrado y los escultores modelarán estatuas inspirándose en ella.

UNA PRIMERA IMPRESIÓN INOLVIDABLE
Diseñadas para conseguir una velocidad explosiva, las botas Nike Mercurial de alto rendimiento se estrenaron el año 1998 en los pies del legendario delantero brasileño Ronaldo, durante el mayor campeonato internacional de este deporte disputado en Francia. Desde que R9 consiguió marcar el primer gol con las Mercurial (el 16 de junio en Nantes, después de ganarle la espalda a un defensa marroquí para enviar un trallazo a la red con una semi volea que abrió el marcador de la cómoda victoria por 3-0), los mejores delanteros de este deporte han elegido las mismas botas para conseguir goles maravillosos, elevando el listón de su grandeza y acumulando trofeos. En 2006, por su parte, Ronaldo consolidó aún más su lugar en la historia consiguiendo la asombrosa cifra acumulada de 15 goles, récord histórico de la competición cuatrienal.

UN GOL TAN ESPECTACULAR QUE CONSIGUIÓ UN PREMIO PROPIO
Pero no fue el único Ronaldo que impresionó con las Mercurial, por supuesto.

El 15 de abril de 2009, en un partido de competición europea disputado por el Manchester United, el delantero portugués Cristiano Ronaldo despachó rápidamente a uno de los clubes más importantes de su país ya en el minuto seis, colocándose el balón con dos toques antes de soltar un cañonazo de larga distancia que recorrió el último tercio de campo antes de entrar en la portería, cuya red lateral no reventó de milagro a causa del impacto. Por este tremendo tanto que permitió a su equipo ganar el partido, un chute con el que futbolistas menos dotados se hubieran roto la pierna o que hubiera terminado mansamente en las manos del portero, CR7 consiguió el primer Premio Puskás de la FIFA al gol más bonito del año 2009.

Después de su traspaso de Inglaterra a la capital de España aquel mismo año, Ronaldo y sus Mercurial siguieron demostrando por qué está considerado el mejor jugador de la historia, tanto en las competiciones europeas como en cualquier otra. Después de asombrar a todo el mundo con sus chutes de larga distancia, dos de los momentos más decisivos de CR7 fueron desde el punto de penalti, donde consigue que los guardianes de la portería parezcan unos perezosos. El 24 de mayo de 2014, con todas las cámaras pendientes en Lisboa de la final española contra sus rivales madrileños, Ronaldo culminó una victoria aplastante en la prórroga al ser objeto de un penalti que transformó él mismo con un preciso disparo que engañó totalmente al portero, que se lanzó al otro lado, y consiguió el histórico décimo título para su equipo (“La Décima”).

Dos años después, el 28 de mayo y contra los mismos eternos rivales, Ronaldo añadió en Milán una undécima copa que ampliaba el récord de victorias y llenaba aún más la vitrina de trofeos. En una situación más crítica, tuvo la frialdad de asegurar el título siendo el último lanzador de la tanda de penaltis, engañando de nuevo al portero con un disparo que surcó la noche antes de despojarse de su camiseta blanca.

HA NACIDO UNA NUEVA LEYENDA
Los dos Ronaldos se convirtieron en los usuarios más famosos de las Mercurial, pero no en los únicos. En 2011, las Mercurial volvieron a ser protagonistas en los veloces pies de Neymar, la joven sensación brasileña. El 27 de julio en Santos, Brasil, contra el galáctico Ronaldinho y en uno de los encuentros más espectaculares que pueden verse en la liga nacional, aquel niño prodigio con los cabellos de punta teñidos recibió el balón en la línea de banda. Desde ahí empezó a acariciarlo, amagando y sorteando a seis desafortunados defensas, haciendo una pared con un compañero en su progresión desde el centro del campo hasta el área rival, donde esquivó a un contrario y se coló entre dos defensas para marcar con un suave toque ante la salida del portero mientras era derribado. Esto es lo que los aficionados entienden por “juego bonito” y, como no podía ser de otra forma, fue considerado el mejor gol de la temporada.

El asombroso golazo puso a Neymar en el mapa internacional y preparó el escenario para su prometedor estrellato.

UN GOL. UNA NACIÓN. UN EQUIPO.
Maldito sea el drama. La centrocampista Carli Lloyd y sus Mercurial no esperaron demasiado para aliviar la tensión nacional y conseguir una dulce venganza el 5 de julio de 2015, cuando ella y los Estados Unidos se enfrentaron a Japón en Vancouver en una revancha de la final del anterior torneo, que ganó Japón en la tanda de penaltis. Esta vez no hubo dudas ni necesidad de chutar ningún penalti: Lloyd sentenció el encuentro en 16 minutos con un deslumbrante “hat-trick”, coronado con un chute parabólico desde el centro del campo que pilló a la portera adelantada. Dieciséis años después de la memorable celebración de Brandi Chastain, quitándose la camiseta en el Rose Bowl de Pasadena (California), la selección femenina de fútbol de los Estados Unidos consiguió finalmente levantar su tercer trofeo, un récord que devolvía al equipo a la cima del deporte femenino.

LA LISTA CONTINUA
Durante más de dos décadas, las Nike Mercurial han sido protagonistas de multitud de memorables momentos en todo el mundo. Clint Dempsey marcó con ellas el gol decisivo que permitió a la selección de fútbol de los Estados Unidos derrotar inesperadamente a España por 2-0, en un partido de la Copa Confederaciones celebrado el 24 de junio de 2009 en Bloemfontein (Sudáfrica).

Eden Hazard también las utilizó el 2 de mayo de 2016, cuando consiguió empatar a última hora un partido que permitió a Jamie Vardy y a la Cenicienta de la Premier League conseguir un inesperado triunfo en la temporada 2015-2016. Alexis Sánchez se atrevió con un penalti estilo Panenka que permitió a Chile ganar la Copa América, el 4 de julio de 2015 en Santiago. Y ya nos podemos imaginar con qué botas jugaba Christian Pulisic cuando el 17 de abril de 2016 se convirtió en el extranjero más joven en marcar en la prestigiosa primera división de Alemania.

En la última década en Europa, durante las principales competiciones internacionales del mundo, se han marcado 110 goles con estas emblemáticas botas, 35 de los cuales solo el año 2016 y en la principal competición europea, lo que las convierte en las botas más goleadoras del mercado. Solo la temporada pasada, en las principales ligas europeas, se marcaron más de 1000 goles con las Mercurial. Y cada momento glorioso inspira a algún futbolista para calzarse unas Mercurial e intentar marcar algún gol, con la esperanza de que se convierta en memorable.

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies