ver publicidad banner
banner

Domingo, 8 de diciembre de 2019

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Lunes, 21 de Octubre de 2019

Aspesi celebra este año su 50º aniversario con el lanzamiento de su segunda colección de ICON Nº2 llamada REPLICA 50

Icon Nº2 se inspira en la emblemática chaqueta de lima de ASPESI, confeccionada con un tejido especial en 3 colores diferentes de camuflaje de tigre (rosa, dorado y verde), es un estampado muy especial y único, un culto para los adictos a la moda que ha sido presentado en varias películas. Esta chaqueta esta pensada tanto para hombre como para mujer.

Aspesi celebra este año su 50º aniversario con el lanzamiento de su segunda colección de ICON Nº2 llamada REPLICA 50

MODA Y UNIFORMES  
Stephen Doig analiza la influencia duradera del uniforme militar en el vestuario moderno.

Dado lo aparentemente opuestos que son los dos campos, supone un testimonio del encanto perdurable del atuendo militar, el cual causa un espectacular efecto en la moda masculina. El gruñido y la agallas del campo de batalla y las pasarelas de Milán y París pueden parecer un mundo aparte, pero un número asombroso de los artículos que los hombres usan a diario sin pensar -desde las prendas exteriores hasta los shorts más casuales- derivan del atuendo militar. 

Y la relación va en ambos sentidos; el ejército británico, por ejemplo, se convirtió en una de las marcas más establecidas del país cuando necesitó un artículo para mantener a los oficiales calientes y secos, pero fácilmente listos para la acción durante la Primera Guerra Mundial; es así como nació la gabardina. Incluso el más vertical y formal de los artículos, la corbata, no se basa en una sala de juntas, sino en el campo de batalla; proviene del uniforme militar croata del siglo XVI, en el que se usaban bufandas en el cuello para indicar que aquel individuo pertenecía al ejército croata y no al francés. Incluso el acogedor cárdigan viene del atuendo del 7º Conde de Cardigan durante la Carga de la Brigada Ligera.

Pero es en otoño, cuando recurrimos a prendas más pesadas y sólidas, cuando el legado militar de nuestro armario se siente con más intensidad. Las chaquetas de campo, una columna vertebral de la vestimenta invernal de Aspesi, como se demuestra en la nueva gama Icon 2 M65, fueron creadas en la década de 1940 por el ejército de los EE.UU. como un punto intermedio entre una camisa y una chaqueta; ligeras pero duraderas. La forma fácil y desestructurada y la letanía de bolsillos -véanse los cuatro de la M65- hicieron de la chaqueta una clase magistral de practicidad masculina que pronto se ramificó más allá del mundo del combate.

Del mismo modo, los otros elementos básicos de la ropa exterior que conforman el armario de invierno de un hombre provienen de las exigencias y los rigores del militarismo; el chaquetón proviene de los marineros holandeses que necesitaban cubrirse con una prenda que los mantuviese calientes pero que no fuese demasiado larga en caso de que fueran arrojados por la borda y la tela se empapase de agua. Las chaquetas de bomber, como su nombre indica, proceden de la vestimenta de la aviación estadounidense, mientras que la parka, surgió durante la investigación y el desarrollo de los soldados estadounidenses en la Guerra de Corea en la década de 1950.

Y no se trata sólo de artículos en sí mismos; los emblemas, patrones y estampados de vestidos militares se han introducido en el léxico de la moda; nudos, rayas marineras y, por supuesto, camuflaje. Es un motivo empleado con frecuencia por Aspesi, que lo aplica en una miríada de formas a su gama de prendas de exteriores, desde los ocres y rojizos otoñales hasta el verde venenoso vivo. La nueva gama de M65 de la casa presenta el patrón en su forma más clásica; los tonos musgo, salvia y piedra que se formularon por primera vez para las unidades de rifles del ejército británico en el siglo XVIII, cuando el sigilo al acecharse a través de la maleza era esencial.  Y aunque las exigencias que se les imponen hoy en día no tienen el mismo sentido de valentía ni de realidad sombría, la robustez y la solidez inherentes a estas piezas resultan igual de duraderas.
 
UNTAMED FASHION
Katie Baron echa un vistazo a uno de los estampados más salvajes de la moda

No hay ningún patrón, gráfico o incluso logotipo tan cargado emocionalmente como el estampado animal. El romance de la moda con él es un interminable paseo de seducción y provocación, kitsch y contracultura, gloriosa sordidez y sofisticación recién acuñada - una llamada sartorial a las armas tan poderosa que trasciende las tendencias en cualquier sentido tradicional. Tan sólida es la existencia del estampado animal como un elemento básico de los armarios fuera de serie, que vuelven una vez más para el 2019/20 para barrer los restos del Normcore y alimentar a una generación que está lista para destacar.
 
Originalmente, eran un símbolo de feroz machismo - los primeros cazadores creían que llevar pieles de animales les daba su poder. En los siglos XVIII y XIX fueron el botín de la guerra imperialista, señalando riqueza y estatus. Llegaron los locos años veinte, las versiones textiles de aquellas pieles se convirtieron en sinónimo de una energía femenina subversiva construida sobre el glamour y la independencia sexual: las icónicas flapper girls hicieron suyo el estampado de leopardo, al igual que 'Queen of the pin-ups', la inconformista modelo Bettie Page, y la realeza de Hollywood: Gene Tierney, Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor, por nombrar a algunas. Christian Dior lo catapultó al marco de la alta costura como el primer diseñador que puso el estampado del salto en la pasarela (en 1947), con una colección de primavera inspirada en su musa principal, Germaine 'Mitzah' Bricard, famosa por vagar por su estudio ataviada con la piel de una pantera.  “Para vestirse de leopardo -dijo-, hay que tener una especie de feminidad que es un poco sofisticada. Si eres justo y dulce, no te lo pongas". La dicotomía seductora se resumía así para siempre: peligrosa a la vez que decadente, cautivadora pero llena de garra.
 
Tiempo después salta al estrellato de la música pop y su luz permanecerá intacta. Sid Vicious lo usaba de múltiples formas, siendo el más famoso un chaleco de seda adornado con un collar de candados, mientras que un traje usado por Debbie Harry - el último ícono de la sexualidad para lucirse pero no tocar (véase también su infame vestido de navaja de afeitar) - es el material de la leyenda del punk rock. Cuando Roxy Music lanzó su álbum debut con el mismo nombre, Bryan Ferry introdujo una bota exótica y alternativa tanto en la cultura hippie como en el estilo downbeat de la banda con un estilo art rock compuesto por una chaqueta con estampado de tigre y un quiff de los años 50. Incluso el grunge sintió su presencia -véase el estampado de piel de leopardo de Kurt Cobain y esmalte de uñas desgastado- mientras que Beyoncé lo utiliza regularmente para convocar a su alter-ego, Sasha Fierce.
 
Cuando se trata del front row, ni Kate Moss ni Carine Roitfeld están muy lejose lucir un estampado de inspiración felina, mientras que esta temporada las marcas ultra influyentes siguen unidas a la potencia de la última impresión de poder. Los hombres también están reclamando parte de la acción. El mensaje por ahora, en estas nuevas encarnaciones, es que el animal es la huella que da permiso para ser quien eres: una visualización de la liberación y la energía; la seducción y la supervivencia de la moda. 

VETERANO EN EL CAMPO 
La clásica chaqueta military M-65 ha sobrevido al paso del tiempo, tal y como reporta Josh Sims 

‘Abrigo, frío, campo' puede ser un resumen bastante prosaico para que una de las prendas militares más famosas encuentre su lugar en el vestuario civil, pero la M-65, como también se la conoce, siempre ha tratado de la funcionalidad por encima de la moda.
 
Por supuesto, el mundo de la moda ha jugado durante mucho tiempo con el plano - desde las versiones hasta el tobillo hasta aquellas en un tono cereza decididamente anti-militar, la M-65 se ha mantenido infinitamente inspiradora. Pero las nuevas versiones de Aspesi, en tres patrones de camuflaje, son una admisión de que no se deben tocar algunos diseños clásicos, a no ser que se trate de mejorar los materiales y la resistencia. Al igual que el original, también está disponible en un distintivo tono de OD, ‘oliva apagado’ tal y como lo definió el ejército estadounidense.
 
Después de todo, la M-65, se trata de una prenda con la cual se han equipado un batallón de celebridades tan diverso como Ryan Reynolds y Kate Moss, Jay Z y David Beckham, Michelle Obama y Woody Allen, que rara vez se queda sin él-  es lo que los nerds de la milicia identifican con razón como el apogeo de las chaquetas de campo. La Oficina del Intendente General del Ejército de los EE.UU., que suele ajustar y mejorar los diseños establecidos en función de los avances en la fabricación, pero también de las necesidades del soldado moderno, la M-65 -lanzada en 1965- se construyó sobre varias generaciones de chaquetas de campo que se remontan a los primeros años de la Segunda Guerra Mundial. Lentamente ha ido evolucionando para llegar ser tan bueno como lo es en la actualidad.
 
La M-65 obtiene su característica más distintiva, esos cuatro grandes bolsillos de fuelle con cierre a presión, del M-43 –lanzado en 1943. Pero mientras que el modelo más antiguo tenía puños con botones, la M-65 usa velcro. De hecho, todos los aspectos del diseño se basan en la necesidad de una mayor utilidad - la cintura con cordón atado internamente, la pesada cremallera cubierta por una solapa de protección, la capucha integrada en el cuello, la parte exterior densamente tejida y, dado que la M-65 se diseñó pensando en diversos escenarios de combate, también con un forro de nylon relleno de poliéster extraíble.
 
Pero no fue sólo el hecho de que la chaqueta se diseñara con un propósito, y sólo con un propósito - y con todo el dinero que el complejo industrial de los EE.UU. podría invertir a su desarrollo - lo que hace a la M-65 atractiva. El momento de su lanzamiento -en medio de un profundo terremoto juvenil, en el que EE.UU. acaba de daba conocer su desastrosa participación en lo que se señaló como la primera guerra televisada, una que más tarde ayudaría a que el excedente de ropa del ejército se incorporara a la corriente principal por primera vez- ayudó a que la M-65 entrara en el imaginario popular.
 
De hecho, la chaqueta ha disfrutado durante mucho tiempo de una vida paralela en la gran pantalla, a menudo utilizada simbólicamente para denotar al forastero: Taxi Driver y Serpico, Rocky, The Terminator y First Blood - y, por supuesto, Last Blood, la nueva película de Rambo - todos ven a sus (anti-) héroes usar la M-65. Muchos más, seguramente, le seguirán, todos ellos luciendo extremadamente cool.

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies