ver publicidad banner
banner

Miércoles, 18 de septiembre de 2019

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Jueves, 27 de Octubre de 2016

La Fundación Esperanza Pertusa de Gioseppo lanza una pulsera solidaria para ayudar a mujeres refugiadas sirias con el apoyo de Elsa Pataky

La Fundación Esperanza Pertusa de la firma de calzado Gioseppo, ha lanzado la pulsera solidaria Women4Change con el objetivo de recaudar fondos para el programa de mujeres de la ONG Sonrisas y Aceitunas en Líbano.

La Fundación Esperanza Pertusa de Gioseppo lanza una pulsera solidaria para ayudar a mujeres refugiadas sirias con el apoyo de Elsa Pataky

Los beneficios de esta venta se destinarán íntegramente al programa de mujeres de esta ONG que lucha por mejorar las condiciones de vida de las mujeres refugiadas sirias y palestinas en el campo de Shatila. Fundado por la siria Reem Al-Haswani, - quien estuvo en Madrid el pasado mes de octubre en el evento de lanzamiento de Women4Change- el programa se encarga de instruir a las mujeres en la costura y crear un taller de bordados que les permite vender sus piezas y trabajar para mantener a sus familias. Además también ofrecen formación profesional en inglés e informática, ayuda psicosocial para los niños y se encargan de rehabilitar refugios en el campo, entre otras muchas acciones.
 
La actriz internacional Elsa Pataky como embajadora de la marca se siente totalmente identificada con la labor que llevan a cabo y ya tiene las suyas.  “Las mujeres además de víctimas de esta guerra son también agentes de cambio sin las que no será posible un futuro democrático en Siria. Los refugiados merecen las mismas oportunidades que cualquiera de nosotros y que, aunque no podamos cambiar la guerra, sí podemos cambiar la vida de las personas” ha afirmado
 
Gioseppo, a través de su fundación se ha comprometido a ayudar a la ONG para que puedan seguir creciendo y ayudando a más familias y promueve esta acción solidaria para que más personas se sumen a la causa. “Queremos contribuir a que más mujeres, puedan alcanzar un mayor desarrollo humano. Algunos lo llamaron responsabilidad social. Nosotros lo llamamos sentido común”, explica la presidenta de la Fundación, Esperanza Pertusa. La pulsera Women4Change está disponible en tres colores, turquesa, rosa y negro y puede adquirirse en la web w4c.es y en las tiendas de Gioseppo por 3,95 euros.
 
Además Gioseppo está diseñando una colección cápsula de calzado que realizarán el próximo verano hecha con bordados tejidos por mujeres refugiadas sirias y que son ahora su única fuente de ingresos y su terapia contra el dolor.
 
BORDADOS PARA EL EMPODERAMIENTO 
Antes de 2011, Reem Alhaswani, cofundadora de la ONG Sonrisas y Aceitunas, trabajaba como arquitecta restaurando edificios en Damasco. La arquitectura era su sueño hasta que tuvo que huir de Siria en 2012 y conoció el campo de refugiados de Shatila, donde muchas otras personas también tuvieron que dejar sus sueños atrás. La vida de Reem cambió para siempre, pero ella logró cambiar la vida de muchas personas.
 
Cuando Reem llegó al campo no solo respiró pobreza, también respiró el miedo de las cientos de mujeres que no se atrevían a salir a la calle. La violencia domestica era una constante, no se les permitía trabajar y vivían atrapadas en sus propias casas. La peor parte se la llevaban ellas. “Tengo que ayudar. Tengo las herramientas para ayudar”, eso fue lo que se dijo y por ello fundó Sonrisas y Aceitunas una ONG que se ocupa de mejorar las condiciones de vida de las mujeres y de todas las personas refugiadas en el campo.
 
Los comienzos de la ONG fueron difíciles. Reem tardó un mes en conseguir que las mujeres, presas del miedo y la desconfianza, se unieran al taller de costura que tenía en mente. Empezaron aprendiendo a coser y, hoy en día son más de 300 las mujeres que, gracias al taller, pueden trabajar y mantener a sus familias vendiendo sus bordados en internet. Sonrisas y Aceitunas también ha creado otros programas para el empoderamiento de la mujer en los que reciben formación profesional, cursos de inglés y de informática; los niños reciben educación y ayuda psicosocial y se rehabilitan refugios en el campo gracias a los conocimientos arquitectónicos de Reem.
 
Su labor ayudando a las mujeres a conocer sus derechos, lidiar con la violencia doméstica y ofreciéndoles un sistema que las permite ser independientes le ha hecho ganar el premio de “Mujeres Cultivadoras del Desarrollo”, concedido por Cáritas Internacional. Sin embargo, es muy consciente de que la situación de los millones de refugiados sirios tiene aún mucho que cambiar. Ella está siendo un poderoso agente del cambio y es un ejemplo de mujer. 

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies