ver publicidad banner
banner

Jueves, 22 de agosto de 2019

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Miércoles, 10 de Diciembre de 2014

Jean-Pierre Renaudin, presidente de la Confederación Europea de la Industria del Calzado (CEC) avanza cómo será el sector y el zapato del futuro inmediato en el cierre del World Footwear Congress 2014

En su discurso de clausura, augura que el consumidor será el que mande y exija a los productores que fabriquen "el zapato que yo diseñe", que la deslocalización de la producción se extenderá en Africa; pero que también se abrírá un proceso de relocalización de la producción hacia las zonas de consumo, debido al aumento de los costes logísticos, los límites ambientales cada vez más relevantes y la exigencia de una trazabilidad de los productos abogan por esta tendencia. Asimismo, durante su discurso en la 5ª edición de este Congreso Mundial del Calzado, que ha tenido lugar los días 24 y 25 de noviembre en León, Guanajuato (México), con la asistencia de 678 delegados procedentes de 32 países, ha avanzado que el calzado del futuro inmediato, además de proteger, ofrecer confort y moda, hablaremos del "zapato conectado", que también "ampliará considerablemente su campo de aplicación en el campo médico, deportivo y de seguridad, entre otros". A continuación, por su interés, ofrecemos el texto íntegro de su intervención.

Jean-Pierre Renaudin, presidente de la Confederación Europea de la Industria del Calzado (CEC) avanza cómo será el sector y el zapato del futuro inmediato en el cierre del World Footwear Congress 2014 Jean-Pierre Renaudin, presidente de la Confederación Europea de la Industria del Calzado (CEC) avanza cómo será el sector y el zapato del futuro inmediato en el cierre del World Footwear Congress 2014

"Querido Presidente del Comité Organizador, queridos compañeros, queridos amigos, queridos señoras y señores, 

Tras estos dos intensos días, resulta difícil trazar las líneas directrices que nos han guiado a lo largo de todos estos intercambios, y confiamos en que las presentaciones de tan alto nivel hayan contribuido a que todos conozcamos mejor nuestro sector. 

El objetivo del Congreso se inscribe en una tradición de compartir conocimiento y experiencias entre los actores mundiales de la industria. Esta manifestación en su concepto actual nació hace más de diez años, y continúa aquí en León, una de las ciudades del mundo líderes en el sector del calzado. 

Pero antes de abordar los aspectos económicos de estos días, no es inútil recordar la dimensión, me atrevo a decir, sensorial de este producto efímero, nómada, fabricado de acuerdo a tendencias y estaciones, comercializado a través de los numerosos segmentos de mercado y sobretodo, consumido por necesidades reales pero también por deseo. Desde los tiempos más antiguos, el zapato ha tenido un sitio particular en la imaginación de los hombres. 

Desde la bota alada de Mercurio en la mitología griega, hasta los botines del Gato con Botas de los cuentos de la infancia, sin olvidar los cuentos chinos de la dinastía TANG hace más de 1000 años o al príncipe que buscaba el alma gemela a través de un zapato de oro misteriosamente encontrado, el zapato siempre ha sido asociado a la belleza, al mito y al fantasma. 

Pero éste, no era exactamente el objetivo de este congreso como os habréis dado cuenta. 

Sobre el plano económico, nuestro sector, al igual que todos los sectores del equipamiento personal fue uno de los primeros a integrarse en un contexto de intercambio mundial con una dicotomía clara entre las zonas de producción y las zonas de consumo. 

Desde finales de los años 70, nuestra profesión conoció una serie de cambios rápidos: el abandono de la producción en masa en América del Norte y en Europa del Norte, que se trasladó hacia los países con costes de mano de obra considerados competitivos; una mutación rápida del enfoque logístico, que facilitó una segregación geográfica entre las funciones claves de nuestra profesión: diseño, producción, comercialización. 

Si el consumo de calzado en Europa y en América del Norte permanece relativamente estable, no podemos decir lo mismo a nivel mundial puesto que se observa un crecimiento rápido del poder adquisitivo en algunas zonas como: Asia, América Latina, Oriente Medio, entre otros. Estos mercados emergentes ofrecen un margen real de progreso a nuestro sector. 

También vimos ayer que la producción mundial de calzado superó los 22 billones de pares por primera vez en el 2013. 

En términos de consumo esta vez, China, Estados Unidos e India representan juntos un 1/3 de las necesidades mundiales. 

Europa como entidad sola, ocuparía la segunda plaza detrás de China y por delante de Estados Unidos. Sin embargo, Europa se sitúa de lejos, con importaciones de calzado que superan los 47 billones de $. 

Lo que estas cifras sin duda muestran es el carácter mundial de nuestra profesión y la interdependencia entre las zonas de producción y de consumo. 

Sin embargo, este dinamismo no podrá progresar sino trabajamos juntos, independientemente de que los intereses sean a veces distintos e incluso se opongan. 

El mundo económico está en perpetuo movimiento, incluso a veces en ebullición, sometido a unas fuerzas endógenas, es decir, influenciadas por la economía de nuestro sector, pero también exógenas, afectadas por decisiones de orden político. Nosotros, sus actores, tenemos una sola forma de afrontar estos cambios: la anticipación. 

La producción está en la actualidad ampliamente dominada por Asia y China en particular, pero, tal y como hemos visto estos días, tiende a desplazarse parcialmente hacia África, continente en fuerte desarrollo con ventajas incontestables y que piensa utilizar en el futuro. 

Además, existe una tendencia, desde luego aun limitada pero sin embargo presente, de una parcial relocalización de la producción hacia las zonas de consumo. El aumento de los costes logísticos, los límites ambientales cada vez más relevantes y la exigencia de una trazabilidad de los productos abogan por esta tendencia. 

Podrán todos estos elementos modificar la naturaleza de la situación actual? Nuestras discusiones han demostrado que esta pregunta merecía al menos ser preguntada. 

Por otra parte, el aumento de la escasez de ciertas pieles causa, y causará cada vez más, un problema adicional a los segmentos de alta gama y lujo. Las intervenciones de esta mañana han ilustrado cómo algunos grupos de este sector tienden a prever el abastecimiento desarrollando una estrategia vertical de la industria como el grupo LVMH, Hermès, Weston, y algunos otros. 

De la misma manera, las intervenciones de ayer tarde subrayaron la importancia del acceso a los mercados. En un mundo donde la distribución se expone a constante debate, las marcas se implican cada vez más en la puesta en marcha de su propia red de ventas, cuestionando a veces los mismos fundamentos de la distribución tradicional. 

Asimismo hay que considerar la llegada de nuevos canales de distribución tales como las ventas a distancia, facilitadas por Internet, convertidas en poco tiempo en un actor significativo, así como las redes sociales y los canales de intercambio, todos ellos resultado de la evolución del consumo. 

Los discursos de estos días también nos han mostrado que no procede hablar de un consumidor global, puesto que existen múltiples formas, múltiples costumbres relacionadas con la historia y con los estándares de vida en diferentes áreas del mundo. 

El desarrollo fulgurante de los medios de comunicación y de intercambio ha originado la mundialización de los mercados “El Mundo es un pueblo” así como una segmentación cada vez más ajustada a la demanda. 

En León hemos hablado mucho de los consumidores, mientras que en Río de Janeiro nos preocupaban más bien los clientes. Esto no es por casualidad. Intuitivamente reconocemos que el consumidor ha asumido las riendas gracias en particular a las herramientas de comunicación. Ayer éramos nosotros los que decidíamos, en cambio hoy y sobre todo mañana será él el que decida en materia de producción: “Fabricareis el zapato que yo diseñe”. Lo mismo ocurre en relación a la distribución y en lo relativo a los valores relevantes que respetar. Asimismo el consumidor ya exige y exigirá cada vez más una trazabilidad completa del producto que quiere consumir, y dispondrá de los medios para verificarla. Actualmente no somos casi capaces de imaginar cómo tal herramienta va a revolucionar las relaciones entre los actores económicos. La frase de Einstein mencionada ayer por la mañana es totalmente de actualidad, y necesitaremos mucha imaginación para olvidarnos de esta certidumbre actual. 

Por otro lado, la apertura de las fronteras es una tendencia que se generaliza aunque las presentaciones de ayer por la tarde mostraron que se deben todavía de realizar muchos esfuerzos para lograrla. 

La necesidad de una mejor transparencia de los mercados con una disminución de las tarifas aduaneras se puede solo conseguir a través de acuerdos bilaterales entre grandes regiones teniendo en cuenta los límites específicos de las partes pero privilegiando siempre la reciprocidad. 

En este campo queda todavía un trabajo importante por realizar. Me recuerda en cierta manera al mito de Sísifo: cuando la roca está a punto de alcanzar la cumbre, es decir tras lograrse acuerdos relevantes, el proteccionismo reaparece en forma de barreras técnicas y administrativas injustificadas. En todo caso seamos optimistas y mejoremos constantemente nuestro trabajo. Confiemos en que en nuestro próximo congreso podamos evocar algunos avances significativos en este campo. 

Nuestros trabajos en León han sido muy intensos y han provocado sin duda más preguntas que respuestas. Sin embargo lo esencial es la pertinencia de la pregunta y no tanto la respuesta en sí, la cual, hemos visto, puede ser múltiple, intuitiva e incluso subjetiva ya que concierne el futuro, esto es la prospección. 

Con el tiempo, el uso del zapato se ha modificado, incluso diversificado en relación a sus funciones clásicas de protección, confort, moda, etc. a las que próximamente se añadirá el “zapato conectado”, que ampliará considerablemente su campo de aplicación en el campo médico, deportivo, y de seguridad entre otros. 

Un estudio prospectivo reciente afirma que en 2020, esto es mañana, más de 17 billones de productos comunes utilizados en el mundo serán objetos conectados, y el calzado no se escapará. 

Ingenieros en electrónica, en tecnología digital, en algoritmia, harán su entrada en nuestra profesión para responder a nuevas necesidades y demandas facilitadas por estas nuevas tecnologías. 

Culturalmente esto representa un cambio radical, y nuestras empresas de mañana deberán de integrar estas nuevas profesiones. 

Al igual que vosotros, yo he quedado impresionado por el alto nivel de intercambio de conocimiento de estos días. Quisiera agradecer a todos los ponentes por la calidad de sus prestaciones y por compartir con nosotros sus experiencias y sus visiones estratégicas. La calidad excepcional de estos intercambios se ha debido sin duda también a los múltiples orígenes de los ponentes procedentes de 18 países. 

Por supuesto la CEC organizará otro congreso, pero éste no será suficiente para anticipar los problemas, eliminar las incertidumbres o incluso confrontar nuestros puntos de vista. 

Proponemos por lo tanto que las confederaciones y asociaciones de nuestra profesión, la CEC para Europa, la confederación de los países de Asia (cuyo líder tuve el placer de conocer el año pasado en Dongguan) y las asociaciones y confederaciones americanas, se reúnan una vez al año para tratar los nuevo problemas surgidos, confrontar nuestras respectivas posiciones y, por qué no, hacerlas eventualmente converger. 

Esta mañana antes de que las sesiones comenzaran, tuvo lugar un primer encuentro entre los representantes de estas instituciones presentes en León con el fin de conocer el nivel de interés por esta iniciativa. En los próximos meses, contactaremos a nuestros colegas de estas organizaciones para conocer su posición sobre este punto. 

Antes de cerrar este congreso, permítanme agradecer en nombre de los Miembros de nuestra Confederación a nuestros socios mexicanos, y especialmente al gobierno federal de México, así como al Gobernador del Estado de Guanajuato y a la Presidenta Municipal de León, sin los cuales este evento no hubiera podido ser posible y si León es una de las capitales mundiales del calzado, lo debe sin duda también a la calidad excepcional de todos sus dirigentes. 

Mi agradecimiento va dirigido también a Miguel Angel PLASENCIA ROJAS y a todo su equipo por la cortesía, la paciencia y la tenacidad que acometer este formidable trabajo de organización que emprendieron hace más de un año, y que ha logrado que esta manifestación sea un éxito rotundo. 

Asocio naturalmente a este logro a la Señora Secretaria General de la CEC, Carmen ARIAS, quién ha sabido dar prueba de mucha abnegación para conseguir este éxito. 

Finalmente no sería correcto dejar de mencionar el nombre de mi amigo Vito ARTIOLI, mi predecesor así como el de Rafael CALVO, él también antiguo presidente de la CEC y recientemente desaparecido, los cuales comenzaron estos encuentros mundiales, primero en Europa, y después en Brasil en colaboración con Francisco DOS SANTOS en Río de Janeiro hace tres años, dando a este congreso una nueva dimensión que se ha convertido en un evento profesional ineludible. 

Querido Presidente, queridos compañeros, queridos amigos, señoras y señores, les agradezco su atención".
 


Jean-Pierre Renaudin
Confederación Europea de la Industria del Calzado (CEC)
 

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies