ver publicidad banner
banner

Sábado, 26 de septiembre de 2020

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Jueves, 11 de Junio de 2020

Ángel Asensio, presidente de la Confederación ModaEspaña: 'sostenibilidad y moda deben ir de la mano'

● El presidente de la Confederación ModaEspaña, Fedecon y la Cámara de Comercio de Madrid considera que "nuestras empresas están más que preparadas para continuar potenciando nuestra industria hacia la sostenibilidad".
● El nuevo proceso de producción circular, en comparación con el anterior sistema lineal, "no va a acabar con la deslocalización, pero va a conseguir un equilibrio" y, sobretodo, nuestras empresas van a "generar riqueza y empleo y, siempre, en favor de la sostenibilidad".
● "Es necesario apostar por la formación, como un pilar base de esta industria, y la creación de nuevos talleres y empresas auxiliares a las fábricas".

El pasado día 5 de junio se celebró el Día Mundial del Medioambiente, que reclama un modelo de economía circular basado en un mayor aprovechamiento de las materias primas y el uso más eficiente y de menor impacto ambiental, así como en la revalorización de los residuos mediante su transformación en productos de mayor valor añadido.

Coincidiendo con esta fecha, el Gobierno español anunció una serie de medidas sobre las que Ángel Asensio, presidente de la Confederación ModaEspaña, Fedecon y la Cámara de Comercio de Madrid, nos ofrece sus valoraciones.

El Gobierno ha aprobado la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) España Circular 2030, con la que pretende impulsar un nuevo modelo de producción textil y de confección en España centrada en el reciclaje. ¿Cómo valora esta iniciativa? 
La moda es una manera de expresión de la sociedad, forma parte de ella y debe evolucionar con ella. La responsabilidad por el medioambiente es una cuestión que no podemos ignorar, ya que lo que hagamos hoy tendrá repercusiones en el futuro del planeta y las siguientes generaciones. Por ello, sostenibilidad y moda deben ir de la mano. Por un lado, apostando por la calidad de los productos e incidiendo directamente en la durabilidad de los mismos. Esto se traduce en una menor cantidad de prendas, para lo que se consumirán menos recursos y se generarán menos residuos. Por otro lado, hay que fortalecer el reciclado y aprovechar el excedente para otros fines como, por ejemplo, servir de aislante en la construcción. La industria de la moda se encuentra en un estado de innovación y creación constante, la sostenibilidad es un eslabón más en esa dinámica, en el que debemos trabajar y potenciar. Toda medida y propuesta encaminada a lograr ese fin, será bien recibida.
 
¿Cree que nuestras empresas están preparadas para cambiar el hasta ahora modelo lineal de producción por este otro nuevo circular?  
En España, los procesos de producción de moda van en consonancia con el respeto a los derechos laborales, es el reflejo de nuestra responsabilidad social y sostenible. Esto trae consigo unas garantías de calidad y durabilidad en las prendas, que se reflejan en los salarios de nuestros trabajadores. No estamos hablando de producciones ‘low cost’. Considerando todas estas características, estamos más que preparados en continuar potenciando nuestra industria hacia la sostenibilidad. En resumidas cuentas, no creo que el modelo circular vaya en contra de la producción española, sino a favor de la misma.
 
¿Qué retos e inversiones va a suponer el cambio de este modelo? 
Fundamentalmente es continuar con la inercia que las producciones dentro de España ya veníamos haciendo hasta el momento. Respetar los derechos de los trabajadores, utilizar materiales nobles… Una inversión sería incrementar el uso de tejidos orgánicos, que son menos dañinos para el medio ambiente, pero el resto de procesos de calidad y durabilidad, son los que ya está siguiendo la moda española.

¿Este nuevo modelo va a favorecer realmente el fin de la deslocalización de la producción y el retorno a la producción de kilómetro cero en nuestro país? ¿En qué medida? 
No va a acabar con la deslocalización, sino que se va a conseguir un equilibrio. Es lo que desde la Confederación siempre hemos defendido. Los productos que se realicen fuera de España se van a limitar a cuestiones básicas, mientras que dentro de nuestras fronteras tenemos un material más trabajado, de mayor calidad y durabilidad. Con lo que se haga fuera, las empresas ganan en competitividad. Dentro del país, los beneficios tienen que ver con la generación de riqueza y empleo y, siempre, en favor de la sostenibilidad.

¿Es posible volver a producir en nuestro país cuando hemos llevado fuera no solo la producción y la mano de obra, sino también las materias primas y la maquinaria? De hecho, ustedes han vivido muy recientemente un caso práctico al respecto con el tema de las mascarillas. Ante un problema de abastecimiento, han optado por reconvertir la producción de algunas empresas y se han encontrado primero con la necesidad de inversión para dicha reconversión de las empresas que han iniciado este proceso, la formación del personal, la compra de máquinas específicas para ello (a otros países) y… cuando hemos tenido las fábricas para ello… la materia prima también tenía que venir de fuera...
En España hubo un proceso de desindustrialización en la época de la especulación del terreno. Esto es algo que ha tenido muchas repercusiones a la larga, sobre todo en materia de empleo. Por ejemplo, si nos comparamos con Portugal, nos llevaron la delantera. Allí se supo seguir apostando por el entretejido industrial y han demostrado estar más preparados a posteriori.
 
Indudablemente, la seguridad, la calidad y las garantías que ofrecemos como producto nacional, no los encontramos tan fácilmente fuera. Es un proceso que tendrá que revertirse poco a poco y, a lo mejor, apoyándonos en nuestro país vecino.
 
En caso de volver a fabricar en España, ¿con qué dificultades nos encontramos a la hora de acceder a mano de obra cualificada? ¿Qué hay que hacer o habría que hacer en esta línea? 
Hay cierta carencia de talleres y de personal especializado, por lo cual es necesario apostar por la formación, como un pilar base de esta industria, y la creación de nuevos talleres y empresas auxiliares a las fábricas.
 
En un mundo global, ¿cuál es el equilibrio “perfecto” entre este retorno a la fabricación en nuestro país y la exportación de nuestras empresas? ¿Es esto posible? 
Sí es posible. Como venía diciendo, lo ideal es equilibrar la producción dentro y fuera del país en un 60-40 o 50-50. Esto no es incompatible con la internacionalización, porque dentro de España el trabajo se dirige a productos de calidad e imagen de marca. Esto incluye exportar a otros países que demanden, precisamente, todas estas características y garantías que van ligados al diseño español.
 
¿Hay algunos sectores más susceptibles a la hora de iniciar este camino circular que otros en el sector moda en España en estos momentos? (maquinaria, hilados y fibras, tejidos, confección hombre, mujer, niños, ceremonia y fiesta… marroquinería, bolsos, complementos…)? 
Pienso que, dentro de la industria de la moda en España, todos tienen las mismas posibilidades y oportunidades para desarrollarse hacia una economía circular. No creo, en ningún caso, que uno tengo más dificultades que otro. 
 
En este camino, ¿cómo va a ayudar la iniciativa de etiquetas que ya ofrece la Confederación ModaEspaña para identificar la producción y/o diseño español? 
El etiquetado MÑ, Moda España, es un indicador de que los productos están diseñados y hechos dentro del país, con el compromiso que eso supone en cuanto a derechos laborales, procedimientos de creación y, por supuesto, sostenibilidad. Se trata de una autodeclaración de responsabilidad.
 
El comercio, ¿cómo se va a beneficiar de todo este proceso? 
Esto es muy simple. Para poder llevar a cabo una producción sostenible, tenemos que hablar de un incremento de la calidad. Esto, a su vez, genera un aumento en el precio y la facturación del comercio será mayor.
 
¿Y el consumidor? ¿Se va a ver afectado por un incremento de precios para compensar las inversiones que implica todo ello? ¿Qué ventajas e inconvenientes va a tener que “sufrir”? 
Se trata de la misma dinámica y el beneficio es común. Calidad es sinónimo de durabilidad, para lo que se utilizan menos recursos y se generan menos residuos. Si además sumamos el uso de materiales respetuosos con el medio ambiente durante la confección, estamos haciendo una contribución que no es equiparable a un ‘low cost’. El precio es mayor, pero el reemplazo se atrasa en el tiempo y a la larga, resulta mucho más económico. Como se suele decir, lo barato sale caro.

Más información sobre el tema:

https://www.edicionessibila.com/es/actualidad/actualidad/el-gobierno-aprueba-la-estrategia-espanola-de-economia-circular-que-favorecera-la-recuperacion-economica-del-sector-textil-y-confeccion-tras-la-crisis-sanitaria-del-covid-19

 
https://www.edicionessibila.com/es/actualidad/actualidad/el-gobierno-da-a-conocer-el-anteproyecto-de-ley-de-residuos-para-impulsar-una-economia-circular-mejorar-la-gestion-de-residuos-en-espana-y-luchar-contra-la-contaminacion-que-afecta-especialmente-a-textiles-y-plasticos
 
https://www.edicionessibila.com/es/actualidad/actualidad/el-gobierno-aprueba-la-estrategia-espanola-de-economia-circular-eeec-espana-circular-2030-para-impulsar-un-nuevo-modelo-de-produccion-textil-y-de-confeccion
 

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies