ver publicidad banner
banner

Sábado, 30 de mayo de 2020

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Modaespaña y Fedecon denuncian que las falsificaciones provocan unas pérdidas de 700 millones de euros en España

Así se ha puesto de manifiesto en un acto celebrado hoy tras la Asamblea Anual de Modaespaña y Fedecon.

ModaEspaña y Fedecon han organizado hoy dos mesas redondas moderadas por Christian de Angelis, de MODAES, para tratar la bajada de márgenes y las falsificaciones en el sector de la moda. La primera ha tratado las falsificaciones en la industria textil, contando por la presencia de figuras destacadas del sector como los diseñadores Modesto Lomba, Agatha Ruiz de la Prada o Lander Urquijo; Juan Canals, de AEGP; Gonzalo Brujó, de Interbrand; o José Antonio Moreno Campos, de ANDEMA, entre otros.
 
Se ha concluido que es un tema que afecta gravemente a este sector, sobre todo en España, “considerado como el segundo país por detrás de Italia en Europa en caer en este tipo de consumo de productos” según Lander Urquijo. El fenómeno del Top-Manta e internet, han sido los principales acusados de fomentar este hecho, el primero por los bajos precios y fácil accesibilidad en las calles; y el segundo por la oferta fragmentada que ofrecen las grandes plataformas de comercio online como Ali-Express o Ali-Baba, además de las redes sociales. Este hecho lo remarcaba Moreno Campos, que afirmaba también que la “penalización en la falsificación es muy pequeña, por lo que a las mafias les sale barato”.

Asimismo, Juan José Canelles, consultor del despacho Elzaburu, recordaba que “hay un problema a nivel judicial, pero no policial”, ya que los efectivos cumplen con su deber. Isabel Abella, perteneciente al departamento jurídico de L’Oreal, respaldaba esta afirmación y propuso “fomentar desde las marcas la función que tiene el cuerpo policial” ya que deben trabajar juntos para que las falsificaciones de productos originales sean interceptadas con éxito.

Urquijo puso sobre la mesa un dato estremecedor, y es que “un 63% de productos falsos son transportados por correo”, lo cual nos dice que hay tráfico ilegal a través de un medio legal, una medida que debemos controlar mejor.

Es fácil reconocer productos falsos y que sean interceptados por las autoridades competentes, pero hay que comunicar al consumidor final medidas para que ellos mismos puedan reconocerlos. Es cierto que, como afirmaba la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada, según el lugar donde adquiramos el producto podemos saber a ciencia cierta si es o no falso, “no es lo mismo El Corte Inglés que la calle”, pero cuando hablamos de Internet es más complicado ya que, como decía Moreno Campos, “los productos falsos aparecen con una imagen del original y los precios cada vez se acercan más al real”.

La solución que se ha propuesto es educar y sensibilizar al consumidor de los peligros de adquirir este tipo de productos con “campañas como las de la DGT”, y las consecuencias que tienen para la cadena de producción, ya que “no se incurre en un solo delito contra la propiedad intelectual, sino que también hay evasión fiscal o corrupción” decía Abella.

También fue comentado el hecho de que determinados productos falsos son perjudiciales para la salud, sobre todo en cosmética, lo cual hace de este hecho algo peligroso de lo que hay que alertar. En datos, las pérdidas en cuanto al consumo en cosmética en la Unión Europea es del 7,8% , mientras que en España estas pérdidas ascienden al 17,1 %, declaraba Abella.

En palabras de Modesto Lomba “hay que desprestigiar la falsificación” debido a que hay “una gran falta de respeto a la creación”.

Además, otra solución sería que las propias plataformas de comercio online tomen consciencia de este hecho, y tomando el ejemplo propuesto por Brujó durante su intervención “Amazon acaba de instalar un botón a través del cual, si se detecta que un producto es falso, se pueda denunciar una copia”.

En definitiva, los peligros de este tipo de comercio son muy altos y perjudican gravemente a la industria con pérdidas de “378 mil millones de dólares” a nivel global como apuntó Juan Canals, y con pérdidas de “700 millones de euros en España”, tal y como reseñó Moreno Campos.

Más tarde, ha tenido lugar la segunda mesa redonda centrada en el tema de la bajada de márgenes por precios low-cost y promociones. Ángel Asensio, presidente de ASECOM, FEDECON y la Confederación ModaEspaña, señalaba que “la existencia de una clase media hace que exista un consumo dinámico, y esto mismo ha caído en los últimos años a causa de la situación económica que estamos viviendo”. Mediante promociones se consigue reactivar el comercio, pero “sacrificando márgenes de producción y salarios de los trabajadores”.

Félix Bellido, de ASEFMA, recalcó que “el consumidor final demanda acorde a su poder adquisitivo, y las marcas deben adaptarse” a lo que Javier Guerra, exconsejero de economía e industria de la Xunta de Galicia y distribuidor de Brooks Brothers en España, respondía que “el consumidor se ha acostumbrado a comprar con promoción. Un 80% de las ventas se hacen en promoción.” Propuso que, a pesar de la existencia de empresas grandes que venden precio, las marcas deben ser algo “aspiracional donde las promociones no afecten al volumen de compra habitual”. Añadió que “hacer que comprar barato sea inteligente se ha hecho más fácil, pero que sea por aspiración es más complejo”.

Se llegaba así al consenso de todos aquellos que intervenían en que una marca debe aportar un “valor añadido, un contenido”. Francesc Maristany, presidente de Group Met y cofundador de Sweet Matitos, aseguraba que “quien ofrece precios bajos lo hace como respuesta a una necesidad social, pero el resto debe aportar algo más que justifique el hecho de pagar más por ello”.

Brujó, que también intervino en esta segunda mesa redonda, añadió que “las marcas de lujo son quienes están creciendo verdaderamente gracias a sus estrategias de precios basadas en la diferenciación, la segmentación y conocer bien al consumidor”.

Como dijo Bellido “hay que invertir en intangibles, son la respuesta a la cuarta revolución a la que nos estamos enfrentando después de la tercera, las redes sociales”. Y Ángel Asensio remarcó que “la marca es el activo intangible más importante”.

Por último, Guerra ha destacado la “precariedad de ayudas públicas y que sean malgastadas con empresas que no son válidas descuidando a las que sí las necesitan”.

El acto concluyó con las intervenciones de Ángel Asensio, quien volvió a destacar la importancia de la marca como valor intangible de las empresas de la industria de la moda, y de Juan Pablo Lázaro, presidente de CEIM-CEOE Madrid y Jaime Sánchez Revenga, presidente de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies