ver publicidad banner
banner

Sábado, 26 de septiembre de 2020

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Viernes, 10 de Julio de 2020

Las patronales europeas del textil y la confección (Euratex), la piel (Cotance), el calzado (CEC) y el sindicato de los trabajadores (IndustriAll) emiten un comunicado conjunto sobre el impacto económico del Covid-19 en estos sectores

El comunicado conjunto lo firman la European Footwear Confederation (Carmen Arias-Castellano, Secretary General), la European Apparel and Textile Confederation (Dirk Vantyghem, Director General), la Confederation of National Associations of Tanners and Dressers of the European Community (Gustavo González-Quijano, Secretary General) e industriAll Europe Trade Union (Luc Triangle, General Secretary). Para afrontar la crisis postCovid-19, estas patronales y agentes sociales del TCLF reclaman una mayor atención a la formación, tecnología, digitalización, fomentar la sostenibilidad, la ecología y el cuidado del medioambiente, la economía circular, un mayor equilibrio entre la deslocalización y la producción en Europa, el comercio justo, un mayor apoyo financiero de la UE para el mantenimiento de las empresas y el empleo.

Según el comunicado conjunto emitido por las patronales y agentes sociales de las industrias europeas de textiles, prendas de vestir, cuero y calzado (TCLF), estos sectores representan una parte muy importante de la economía de la Unión Europea, compuesta por 200.000 empresas, que generan más de 200 mil millones de euros de facturación y emplean a casi 2 millones de personas (datos de 2019). Toda una candena de valor caracterizada, en su mayoría, por una calidad de gama alta que convierte a la UE en el líder mundial en creatividad y pionera en innovación industrial.

La crisis económica y sanitaria a raíz del coronavirus COVID-19 ha tenido un impacto inmediato y grave, tanto en las empresas como en los empleados de TCLF. La interrupción de las cadenas de suministro y el cierre de las tiendas minoristas han desestabilizado por completo estas industrias al reducir drásticamente las ventas, lo que ha provocado una importante reducción de los ingresos y dificultades financieras para las empresas TCLF en todas las cadenas de valor, sostiene el comunicado conjunto remitido por las mencionadas patronales y agentes sociales a nuestra redacción.

Como resultado, señala el comunicado, las fábricas se cerraron repentinamente, lo que puso a miles de personas en situación de desempleo temporal... y menos temporal, disminuyendo la capacidad productiva de las empresas y debilitando el crecimiento de estos sectores compuestos principalmente por pymes.

El riesgo de que los efectos de la crisis persistan incluso cuando las restricciones de bloqueo se hayan levantado por completo es alto: las industrias europeas de TCLF son principalmente industrias de bienes de consumo y, por lo tanto, son muy sensibles al bienestar económico en los principales mercados mundiales, y en particular de los Estados miembros de la UE y del poder adquisitivo de los ciudadanos de la UE. El mercado recesivo y la disminución de la demanda que seguirá a la crisis inmediata ponen a las empresas y empleados de TCLF en grave peligro.

Los interlocutores sociales de TCLF de la UE están seguros de que tomar las decisiones correctas hoy en día sobre las inversiones humanas y de capital no solo tendrá un impacto positivo en la recuperación a medio plazo de la crisis, sino que también será una fuente de estabilidad a largo plazo y un catalizador para la UE para enfrentar los desafíos del mañana.

En esta línea, estas patronales y agentes sociales señalan, como medidas concretas:

- Los interlocutores sociales TCLF de la UE subrayan la relevancia de las habilidades y competencias adquiridas a través de sistemas de formación profesional y educativa ágiles y receptivos como determinantes para que los empleados se adapten, vuelvan a capacitar y aumenten las habilidades a la transformación digital acelerada provocada por la pandemia. 

- Mayor apoyo para desarrollar la red de centros de excelencia vocacional del sector para ofrecer metodologías innovadoras de enseñanza y aprendizaje centradas en el alumno y habilitades digitales, incluidas en un concepto de aprendizaje permanente. Las iniciativas conjuntas de educación y capacitación de TCLF, respaldadas por una campaña de información, enviarán una señal positiva a las empresas del sector y su fuerza laboral actual y futura.

- Fomentar los objetivos comunes establecidos por el Acuerdo Verde, los interlocutores sociales y las autoridades de TCLF deben coordinar acciones para recompensar y fomentar los cambios en las cadenas de valor.

- El compromiso demostrado por la industria textil y de la confección europea para los textiles sostenibles y circulares debería guiar la acción de la UE para la recuperación y la reconstrucción de la industria. En este contexto, la norma de huella ambiental acordada por el sector para todos los materiales de entrada y productos finales de las industrias TCLF es clave para comprometerse con éxito con los consumidores de la UE en el mercado único de productos ecológicos.

- La crisis de COVID-19 ha demostrado que la deslocalización de una gran cantidad de la producción industrial a países no pertenecientes a la UE ha hecho que la UE sea vulnerable. La desindustrialización ha debilitado la soberanía industrial de la UE y ha resultado en muchos casos importantes pérdidas de empleos. Ciertos países donde la producción ha sido reubicada no tienen los mismos estándares sociales y ambientales ni las mismas ambiciones con las que la UE está comprometida. Re-apuntalar la producción y trabajar hacia una reindustrialización verde es una forma efectiva para que la UE conserve su poder industrial mientras mitiga su impacto sobre el cambio climático y mejora la diligencia debida.

- En relación con la revisión en curso del Reglamento (UE)  978/2012, de 25 de octubre de 2012, que aplica un esquema de preferencias arancelarias generalizadas y deroga el Reglamento (CE) 732/2008 del Consejo, los interlocutores sociales de la UE TCLF están preocupados de que ciertos países beneficiarios del SGP como Camboya, Laos, Etiopía, Bangladesh y Pakistán aún se caracterizan por sus bajos estándares ambientales y sociales, que no garantizan un comercio justo y equilibrado y pueden comprometer la seguridad y la salud de los consumidores europeos y de su trabajo nacional. Este campo de juego sin control ha facilitado que algunos de estos países se encuentren entre los productores y exportadores más importantes del mundo de textiles, prendas de vestir, cuero y calzado. Por lo tanto, se requiere una revisión honesta del sistema SGP que evite el abuso y ofrezca previsibilidad, en combinación con una política comercial asertiva de la UE que promueva y defienda nuestros intereses ofensivos.

- Los interlocutores sociales TCLF de la UE reconocen la pertinencia y la idoneidad de las medidas de apoyo horizontal de la UE. Gracias a su enfoque tridimensional, que ayuda a los Estados miembros a recuperarse, impulsar la economía y las inversiones privadas, y aprender las lecciones de la crisis. El apoyo financiero a nivel de la UE, nacional y regional es vital para apoyar a las empresas europeas viables, y las estrictas condiciones sociales y laborales también deben ser acordadas y respetadas cuando se trata del dinero de los contribuyentes. Los interlocutores sociales están convencidos de que el Plan de recuperación de la UE puede responder a los desafíos en todos los frentes, siempre que estas medidas se vuelvan concretas y tangibles para los sectores TCLF de la UE y ayuden tanto a las empresas como a los empleados, y a este respecto, reiteran la importancia de los sectores específicos medidas de apoyo a la industria para ayudar a las empresas TCLF, especialmente en el área de innovación y digitalización.

- Finalmente, garantizar la salud y la seguridad de los empleados debe seguir siendo la máxima prioridad mientras COVID-19 siga circulando en Europa, ante la falta de una vacuna que evite nuevos contagios. Esto no solo significa diseñar pautas y protocolos de Seguridad y Salud en el Trabajo (SST), sino que también incluye brindar a las empresas los medios para implementar tales medidas facilitando el acceso al Equipo de Protección Personal (para el cual los empleados deben recibir capacitación sobre el uso adecuado), así como el acceso para financiar la reorganización de los pisos comerciales. Garantizar la salud y la seguridad de los empleados también implica continuar permitiendo que las empresas diseñen esquemas de trabajo flexibles, manteniendo el apoyo público a los arreglos laborales a corto plazo, el pago por enfermedad de alto nivel y las compensaciones salariales para garantizar que ningún empleado se vea obligado a volver a trabajar en un ambiente inseguro.
 

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies