ver publicidad banner
banner

Domingo, 8 de diciembre de 2019

logo ediciones sibila logos revistas
<< Volver

Miércoles, 4 de Enero de 2017

El Gobierno de la Generalitat aprueba el Proyecto de la nueva Ley de Comercio, Servicios y Ferias para afianzar y actualizar la normativa de comercio ante las necesidades del sector

● El Gobierno ha dado ayer el visto bueno al último trámite administrativo de la futura ley de comercio, una norma que quiere consolidar el modelo de comercio catalán, un modelo competitivo, sostenible y equilibrado.
● La norma quiere resolver la dispersión normativa actual en materia de comercio y adaptar el marco jurídico a las nuevas iniciativas económicas y empresariales en el ámbito de la distribución y prestación de servicios, así como simplificar la regulación para reducir cargas administrativas.
● En materia de horarios comerciales, la ley establece como norma general la apertura de 75 horas semanales, de lunes a sábado (en la anterior ley catalana de horarios preveía 72hores / semana).
● Como novedad, todos los comercios de menos de 150 metros cuadrados de municipios con una población inferior a los 5.000 habitantes y que no pertenezcan a grandes cadenas de distribuciópodran acogerse a la libertad de horarios que ahora ya tienen las tiendas de conveniencia, sea que sea su actividad comercial.

El Gobierno ha aprobado el Proyecto de Ley de Comercio, Servicios y Ferias, con el objetivo de afianzar la vez actualizar la normativa de comercio ante las nuevas necesidades y retos del sector. Con este acuerdo se formaliza el último trámite que da paso a la tramitación parlamentaria de la norma.
 
Características del Proyecto de Ley 
El Proyecto de ley de comercio se estructura en 11 títulos, incluido el título Preliminar, 84 artículos, 4 disposiciones adicionales, 1 transitoria, 1 disposición derogatoria y 3 disposiciones finales. La norma pretende dar respuesta a las siguientes necesidades: por un lado, resolver la dispersión normativa actual en materia de comercio; de otra, adaptar el marco jurídico a las nuevas iniciativas económicas y empresariales en el ámbito de la distribución y prestación de servicios y, por último, simplificar la regulación para reducir cargas administrativas.
 
Esta última finalidad se recoge de forma explícita en la exposición de motivos y se traduce en un marco normativo más flexible en aspectos como el periodo de rebajas o promociones comerciales, así como en la reducción de cargas administrativas en favor del operador, de manera que se pasa de la autorización a la declaración responsable en determinados trámites.

El Proyecto de ley compila en un solo texto tres de los cuatro bloques normativos que conforman la legislación vigente en materia de comercio, que actualmente se encuentran dispersos en diferentes leyes: la regulación general del comercio interior, los horarios comerciales, y las actividades feriales. La futura ley no incluye la regulación de los equipamientos comerciales, que se continúa recogiendo en el Decreto Ley 1/2009 de 22 de diciembre, de ordenación de los equipamientos comerciales. La voluntad del Gobierno catalán es que esta tarea de compilación y sistematización contribuya a la mejora de la seguridad jurídica de los operadores comerciales.
 
Por otra parte, el Proyecto de ley mejora la regulación normativa ya existente en materia de comercio, mediante la actualización, sistematización y clarificación de conceptos. Esta tarea de optimización se aprecia, por ejemplo, en la clasificación de las actividades de promoción comercial. Por primera vez, se clasifican en actividades de promoción extintiva de existencias (Rebajas, venta en liquidación, saldos, y venta de excedentes o outlets), y en actividades de promoción con finalidad incentivadora (ventas con obsequio, y las ofertas conjuntas) . Otro ejemplo es la inclusión de las restricciones de la actividad comercial y prestación de servicios, donde se regula, entre otros, la venta a pérdida.
 
Asimismo, el texto incluye determinados servicios que "de facto" o por inercia ya se encuentran, asimilados a la actividad comercial como es el caso de las lavanderías, tintorerías, peluquerías, locutorios, bares y restaurantes, videoclubes, cabinas de estética o solariums entre otros.
 
La futura ley también facilita el desarrollo de instrumentos destinados a fomentar la dignificación y profesionalización del sector de actividad que se ejerza. En este sentido, se prevé que el ejercicio de la actividad comercial necesariamente requiere unos conocimientos mínimos sobre la normativa aplicable, en concordancia con el lugar que ocupa la persona en la empresa o en cuanto a la utilización de las lenguas oficiales en Cataluña en la atención al público.

Las principales novedades de la futura ley 
En materia de horarios comerciales, la ley establece como norma general la apertura de 75 horas semanales, de lunes a sábado (en la anterior ley catalana de horarios preveía 72hores / semana). Como excepción al régimen general, para los municipios de menos de 5.000 habitantes, se contempla libertad de horarios para los establecimientos comerciales de menos de 150 metros cuadrados de superficie, que no pertenezcan a grandes cadenas de distribución, sea cual sea la actividad comercial. Cabe decir que se mantiene el número de días festivos de apertura autorizada en un total de 10: 8 a criterio de la Generalitat, previa consulta del Consejo Asesor de Comercio, y 2 a criterio de los ayuntamientos.
 
Otra novedad son las áreas de degustación. Por primera vez, se regula la posibilidad de que los comercios dedicados a la venta de productos de alimentación puedan instalar un área de degustación en su establecimiento. La idea es ofrecer a estos tipos de comercios una vía complementaria de explotación económica, más ajustada a las preferencias de los consumidores actuales. Sin embargo, para garantizar la competencia leal con los restaurantes y bares, la ley marca un límite en el espacio dedicado a área de degustación (33% del total de la superficie comercial del establecimiento). La ley también prevé que los ayuntamientos podrán variar este límite.
 
Asimismo, otra novedad hace referencia a la concreción del concepto de municipio turístico. En este sentido, se marcan cuatro supuestos concretos a los que se puede acoger un municipio para ser declarado turístico a efectos de horarios comerciales: que el municipio disponga de un bien declarado Patrimonio de la Humanidad o inmueble de interés cultural integrado en el patrimonio histórico-artístico que genere una afluencia anual acreditada de visitantes; que acoja algún gran evento deportivo o cultural de ámbito nacional o internacional; que disponga de un área comercial que genere una afluencia acreditada de visitantes de fuera de Cataluña; o de una zona portuaria en la que operen cruceros turísticos con mínimo 400 mil viajeros al año acreditados. Por otra parte, pasa de 8 a 4 años la revisión de la declaración de municipio turístico.
 
En materia de rebajas, como novedad, se deja en manos del comerciante el momento en que quiere llevar a cabo la venta en rebajas. Sin embargo, la ley sigue recomendando realizar las campañas en las temporadas habituales (invierno y verano), como se viene realizando tradicionalmente este tipo de venta en Cataluña. La ley continúa regulando las condiciones en que deben hacer las rebajas (los productos rebajados deben ser stocks propios, deben haber sido puestos a la venta con anterioridad en el mismo establecimiento, no pueden ser productos defectuosos o deteriorados (saldos), y tampoco pueden haber sido fabricados expresamente para vender en rebajas).
 
El proyecto de ley recoge también expresamente la voluntad política de contribuir a la eficiencia y mejora de la actividad comercial, mediante un Plan de Fomento de la Competitividad del Comercio Urbano. Este plan tiene por objeto poner a disposición del sector las herramientas que permitan a los empresarios más capacidad de adaptación al entorno económico y potenciar la capacidad de crecimiento y de internacionalización.
 
Por otra parte, en relación a la venta u ofrecimiento de productos a domicilio, por primera vez se introduce la prohibición de ofrecer y vender productos o servicios mediante visitas a domicilio, llamadas o mensajes de teléfono si no han sido previamente solicitado licitados o aceptados por sus titulares o residentes. En estos casos, hay que acreditar documentalmente dicha aceptación previa. Por el contrario, las buzoneo se podrán realizar siempre y cuando los particulares no hayan manifestado su oposición a recibir. Cada envío deberá informar de los medios para oponerse a seguirlas recibiendo. También es novedad la creación un censo que permita conocer la realidad del comercio y de los servicios así como las principales magnitudes que les afecten.

6,5 millones de euros en subvenciones al comercio urbano, la artesanía y la moda 2016 
El Gobierno también ha analizado el balance de las subvenciones otorgadas al comercio urbano, a la artesanía y la moda durante 2016. En total, se han destinado cerca de 6,5 millones de euros en incentivos, distribuidos en seis diferentes programas de subvenciones.
 
Desglosado por programas, dentro del programa para la competitividad de la empresa de comercio y servicios a través de entidades -que tiene por objetivo desarrollar proyectos de dinamización comercial de zonas urbanas e impulsar actuaciones colectivas de empresas comerciales asociadas, para potenciar el comercio de proximidad- la Generalitat, a través del Consorcio de Comercio, Artesanía y Moda (CCAM), ha destinado 3,67 millones de euros para la implementación de 356 proyectos en toda Cataluña.
 
En cuanto al programa para la implementación de herramientas innovación tecnológica al comercio -dirigido a empresas de comercio, servicios, artesanía y moda, con el objetivo de favorecer la transformación digital- se han concedido cerca de 800 mil euros por en total de 331 proyectos. Asimismo, dentro del programa de ayuda a la participación en ferias, la Generalitat ha otorgado 454.593 euros repartidos entre 238 solicitudes de todo el territorio.
 
En materia de apoyo a la actividad artesanal, el plan de incentivos incluye el programa para la comercialización de la artesanía -que tiene por objetivo el fomento de la competitividad mediante la participación de las empresas artesanas en ferias y salones relacionados con el actividad artesanal-, dentro del cual se han otorgado este año 326.028 euros, a un total de 129 artesanos y empresas artesanas.
 
Por su parte, el plan de incentivos contempla una línea específica para la internacionalización de la moda, que promueve la participación de los diseñadores y marcas de moda catalanas en showrooms comerciales o ferias internacionales con el objetivo de favorecer la presencia en el exterior y potenciar la diversificación de mercados. Dentro de este programa se han concedido a lo largo de 2016 cerca de 210.000 euros a 52 empresas y diseñadores.
 
Asimismo, el plan de incentivos incluye un programa específico para favorecer la continuidad de los locales comerciales, dirigido a empresas de comercio, servicios, artesanía y moda. El objetivo de esta línea es dinamizar el comercio mediante proyectos de recuperación de los locales situados en la trama urbana o en el casco histórico y favorecer el relevo generacional. Esta línea -que se cerró el 31 de diciembre- ha recibido por el momento, 413 solicitudes. A la espera de concretar las solicitudes aceptadas, la previsión de subvención que se otorgará es aproximadamente de un millón de euros.

banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
banner
DIRECTORIO
logo
banner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies